Energía nuclear y el colapso de la sociedad


31.05.17 Categoría: Nuclear
Publicado por: Editora

Especial “El futuro del planeta” por Rex Weyler *

Suscribite y recibí el especial en tu casilla de correo. Hacé click acá.

El 1° de marzo de 1954 en las Islas Marshall, los militares de Estados Unidos detonaron la primera bomba de hidrógeno, mil veces más poderosa que las bombas de Hiroshima y Nagasaki. La radiación llegó hasta el sudeste, llevada por el viento y contaminó a quienes vivían en Rongelap y a los atolones de Utirik. Incluso afectó a la tripulación de un barco pesquero que estaba cerca.

Los isleños y la tripulación enfermaron a causa de la radiación: perdieron el pelo y se les peló la piel. Aikichi Kuboyama, que trabajaba en el barco, murió seis meses después en un hospital de Hiroshima. Los niños de la isla sufrieron otras enfermedades como cáncer y la mayoría murió de manera prematura.

Prueba de armas nucleares de Castillo Bravo en el atolón Bikini.

Hoy, el reactor 2 de Fukushima tiene la potencia suficiente como para matar a un humano de forma instantánea y derretir acero en dos horas.

El significado de “colapso”

El término “colapso de la sociedad industrial” puede generar, para algunos, la imagen mental del apocalipsis digna de una película de Hollywood. Pero el colapso de las sociedades -como en Roma o la Mesopotamia- no es así. El “colapso” de una sociedad compleja usualmente envuelve la degradación del hábitat ecológico y esta degradación puede tardar siglos. Entonces ¿cómo es realmente el colapso social?

James Kunstler le llama “colapso de la sociedad industrial” a una “larga emergencia”, un proceso que se va desplegando a lo largo de varias generaciones. Algunos de los conflictos sociales de los que hoy somos testigos -crisis bancarias, guerras, refugiados, racismo- pueden ser entendidos como síntomas de este largo colapso. Dimitry Orlov, un autor ruso, describe cinco etapas de este proceso: financiero, comercial, político, social y cultural. Cuando hacer negocios en la forma en la que siempre se han hecho se torna imposible, las comunidades buscan alternativas, los mercados fallan, la fe en el gobierno desaparece y las personas pierden la fe en la sociedad.

El doctor Joseph Tainter, profesor de medio ambiente y sociedad en la universidad de Utah describe el colapso como una simplificación de la sociedad, el retroceso del proceso según el cual la misma sociedad adquirió su complejidad. Entonces, para entender el colapso debemos entender la complejidad.

Las sociedades envuelven soluciones complejas para los problemas que surgen, generalmente de los límites ambientales. Eventualmente los beneficios marginales de esas soluciones declinan. Si consideramos al petróleo, a las agresiones militares o a la energía nuclear como soluciones a los problemas, entendemos rápidamente que traen consecuencias no deseadas.

Socializar el costo

TEPCO, la compañía a la que pertenecen los reactores nucleares de Fukushima, ignoró las advertencias sobre los riesgos tanto desde fuera como desde adentro de la compañía porque las medidas de seguridad eran muy caras. Entonces en 2011 un terremoto y un tsunami destruyeron los sistemas de refrigeración de la planta y produjeron el derretimiento de tres reactores. Hoy, seis años después, el corazón de los reactores se sigue derritiendo y los niveles de radiación son altísimos. Además 300 toneladas de agua radiactiva llega al Pacífico cada día.

En diciembre de 2016, el gobierno japonés anunció que el costo estimado de decomisar la planta y almacenar los residuos radiactivos, en caso de que esto pudiera hacerse totalmente, estaría alrededor de 21 trillones de yenes (200 billones de dólares). Estos costos se basan en un escenario sin terremotos hasta 2050.

TEPCO quedaría en bancarrota antes de poder terminar de pagar estos costos por eso el gobierno intervino. Esto significa que los ciudadanos pagarán los costos. Se trata de una política central de las corporaciones modernas: privatizar las ganancias y socializar los costos.

Vista aérea del daño a la planta nuclear de Fukushima I.

Las víctimas

Las personas que están en las capas sociales más altas quizás no noten el colapso en sus primeros estadíos porque las primeras víctimas son los pobres y las personas más vulnerables. El accidente nuclear de Fukushima dejó a 150 mil personas fuera de sus hogares. Algunas -1600- murieron durante la evacuación y los sobrevivientes viven en parcelas improvisadas con escaso acceso a los alimentos y a los suministros. En el momento en que una familia debe abandonar su hogar todo se modifica: la niñez se ve afectada, las familias son separadas y las pérdidas son irreparables.

Las mujeres y los niños sufrieron los desafíos y riesgos más grandes a la hora de afrontar las diferencias de género en la sociedad japonesa. Japón -junto a Corea del Sur y Estonia- ocupa el final del ranking de países desarrollados en términos de diferencias de género. Luego de Fukushima, las madres solteras enfrentaron barreras sociales y financieras para recuperarse. Y la radiación hizo que los fetos y a los niños tuvieran enormes riesgos de sufrir problemas de salud en el futuro.

El año pasado, Ichiro Tagawa, de 77 años volvió a su ciudad -Namie- y reabrió la bicicletería que su familia había tenido durante 80 años. “Soy tan viejo”, le dijo a un periodista de New York Times, “No me importan los niveles de radiación.”

Una luz especial pinta las áreas contaminadas con radiación en Fukushima.

Para ahorrar dinero, el gobierno japonés declaró como “seguras” a algunas ciudades cercanas a Fukushima. También canceló las viviendas y la ayuda social que se les daba a las víctimas y les insistió a los ciudadanos para que vuelvan a sus hogares “seguros”. Enviar a esas personas de vuelta podría hacer que varios de ellos contraigan enfermedades como cáncer provocadas por la radiación y mueran.

La corrupción y el encubrimiento se han transformado en un estilo de vida dentro de TEPCO y la industria nuclear. El gobierno japonés y TEPCO incluso han incrementado alrededor de 700 veces los límites de “radiación segura” para los trabajadores de la planta y luego le ordenaron a los científicos que dejen de monitorear los niveles de radiación en algunas zonas de la fábrica ya que exceden las regulaciones.

De acuerdo a Tomohiko Suzuki los subcontratistas de TEPCO le pagaban sobornos a bandas criminales japonesas, los Yakuza, para obtener contratos de construcción y los Yakuza le pagaban a los políticos y a los medios para que mantuvieran el secreto.

La industria de la muerte

La historia de la energía nuclear como fuente energética comienza en 1950. Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y China comenzaron a construir sus arsenales pero éstos requerían más plutonio del que sus propios programas militares podían proporcionarles. Un estudio de la Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos concluyó que los reactores nucleares como fuente de energía no eran viables por sus costos y riesgos. El doctor Charles Thomas, ejecutivo de Monsanto sugirió una solución con un “doble propósito”: un reactor que produciría plutonio para usarse en el campo militar y energía eléctrica para uso comercial.

Las compañías obtenían beneficios de ambos mercados mientras dejaban que la gente asumiera la responsabilidad de la investigación, la infraestructura y el riesgo: privatizar las ganancias, socializar los costos. El propósito real de la industria de la “energía nuclear” era proveer de plutonio para la fabricación de armas y obtener ganancias para unas pocas empresas.

Esta industria mortal dejó zonas muertas y pueblos fantasmas en todo el mundo además de pasivos ambientales contaminantes, plantas decomisadas y catástrofes como Fukushima y Chernobyl.

Nadie sabe exactamente cuántas personas murieron a causa del desastre de Chernobyl. La academia rusa de ciencias estima 200 mil personas y la comisión ucraniana calcula 500 muertes por los efectos de la radiación en la salud.

Zapatos de niño abandonados en el jardín de Pripyat.

Esta es la cara del colapso industrial en el que las soluciones se convierten en problemas más grandes. La energía nuclear se convirtió en una gran responsabilidad que drena los recursos de las comunidades que necesitan escuelas, hospitales y otros servicios básicos para la vida. Joseph Tainter, Jared Diamond y otros investigadores señalan que algunas sociedades -como la isla Tikopia y la sociedad Bizantina en el 1300- evitaron el colapso bajando la complejidad de la tecnología y aprendiendo a prosperar en un nivel de complejidad más bajo. Ese es el desafío que tiene hoy la sociedad industrial.

¿Podrán, especialmente los ricos y poderosos, cambiar sus hábitos de consumo y crecer? ¿Podemos volver a la Tierra?

 

*Rex Weyler fue el director de la Fundación Greenpeace, editor del primer newsletter de la organización y co-fundador de Greenpeace Internacional en 1979. En este especial Weyler reflexiona sobre el ambientalismo, el pasado, el presente y el futuro del planeta.

 

  Hacé tu donación ahora para apoyar nuestras campañas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


27 pensamientos en “Energía nuclear y el colapso de la sociedad

  1. Eduardo Quintana Argiroffi

    Gracias por el articulo. He leido todos los comentarios y todo apunta a una sola direccion: La CORRUPCION. Aunque este no es un espacio pàra politizar. Todo comienza con una gran piramide de Corrupcion Internacional (ONU), asi E.U posee 4000 Ojivas Nucleares, Rusia 2000, Israel posee 200 en Medio Oriente, U.K 500. De China no se sabe con certeza y asi todo el mundo se arma por las dudas.
    Aqui el gran foco infecciso Comienza La OEA, siendo los paises miembros, perritos falderos de E.U, se someten a sus designios y por tanto NO EXISTEN LEYES y es untotal campo de IMPUNIDAD.
    En el 2009, gane una beca para finalizar mis estudios en Japon (Isla de Osaka) e iba a trabajar en Fukushima en el Reactor 2. Renuncie a la beca porque denuncie que ese anillo de reactores estaban construidos sobre una cabeza de Alfiler. Las consecuencias eran previsibles. La C.E.A de Onu aprobo la construccion de los mismos.
    Finalmente, me gustaria que Greempeace divulgue mas articulos acerca de la Energia Nuclear, porque es Malo eclipsar y condenar esta fuente de energia. No es la Energia Atomica la que mata Gente, es La Codicia y la Estupidez Humana. Aprender a elegir a las autoridades que nos representan es el comienzo.

    Nota: Vivo en Viedma (Rio Negro) y me vboy a oponer rotundamente a la Construccion de una plante Nuclear aqui o en cualquier otro lado, mas alla que comprendo que es la Energia Nuclear

    Responder
  2. Félix José Varrati

    Siempre nos vendieron lo limpia que era la energía nuclear para producir electricidad y nunca pudieron resolver los escapes radioactivos de las plantas nucleares y lo más grave que hacer con los residuos que estas generan y quedan activos por miles y miles de años … Me hace recordar el refrán que dice..lo barato sale caro ….
    La nota excelente …

    Responder
  3. natalia itati

    es increíble como el ser humano piensa en destruir su propia casa, un planeta que pide a gritos que dejen de alterarlo porque esto produce consecuencias negativas que quienes mas lo padecen son las personas mas humildes. la verdad desde mi humilde lugar en que vivo desde posadas Misiones solo me queda luchar desde el aporte de conocimientos que puedo brindar a mis hijos y alumnos, a mis familiares y entorno que todos somos responsables de cuidar nuestro ambiente, si bien este tema en particular no nos preguntan a nosotros, cuando votamos también autorizamos en cierta forma a realizar lo que quieren con nuestro planeta, con los recursos naturales, ser seres autónomos y críticos para valorar y cuidar nuestro planeta es responsabilidad de todos.

    Responder
  4. Carlo Mascarino

    Dios quiera que me equivoque, pero parecería que la especie humana , debido a las radiaciones, se extinguirá en el planeta. Y quizás toda otra especie animal viviente.

    Responder
  5. Teresa María

    Quedo sin palabras. El artículo de Weyler es crudo y muestra lo inconscientes y terribles que podemos llegar a ser los seres humanos.

    Responder
  6. Pulmu Heinonen

    Como socia de Greenpeace me pregunto q hace esta ONG con respecto al proyecto de construccion de una
    tercera central nucleaar en Atucha, Pdo de Zarate, Prov de Buenos Aires. Ya hay dos centrales, a orillas
    del Parana de Las Palmas, a 100 km de Buenos Aires, 200 de Rosario, 15 de Zarate, muy cerca de Montevi-
    deo, de Parana. . .Estas dos centrales son con tecnologia Siemens, la tercera seria con tecnologia china.
    Que garantias de seguridad existen y porque no se elige otro lugar para esta tercera central…?

    Responder
    1. Editora

      ¡Hola Pulmu!
      Te dejo nuestra posición respecto a la construcción de una nueva central nuclear y nuestro pedido: http://bit.ly/2smya4j
      Además te invito a firmar una petición en Hagamos Eco -una plataforma de Greenpeace en la que los usuarios pueden crear y compartir sus campañas- para pedir que no se construya una planta nuclear en la Patagonia: http://bit.ly/2sxgEtv
      ¡Saludos!

      Responder
  7. Marcela Costa

    Excelente artículo

    Responder
  8. Eduardo Martín

    Muy buen informe.
    Muchas gracias

    Responder
  9. Juliana Jodar

    Sólo me hago una pregunta ¿Qué aprendió el ser humano en su largo peregrinar?

    Responder
  10. JOSE FRANCISCO

    MUY BUENO TODO EL ARTICULO, UN ABRAZO

    Responder
  11. Carlo Mascarino

    ¡ Es imprescindible para la salud de nuestros descendientes cerrar las plantas nucleares argentinas !

    Responder
  12. Karina fabiana cerullo

    El mundo no aprende lamentablemente, muchas vidas pérdidas por la codicia del hombre. Que daños causaría una planta nuclear en Río Negro, Argentina. ? Terrible

    Responder
  13. ricardo

    Lamentable pero lo peor es la actitud de la gente que a pesar de ser zombis frente a la redes sociales y uno colocarles un tema como este frente a sus ojos lo pasa de largo como algo secundario priorizando el cholulismo de una selfie o pavadas que los mantiene entretenidos , tratando de obtener buen onda ???

    Responder
  14. Shirley Angélica Siegenthaler

    Hola! Les agradezco de corazón todo lo que hacen para concientizar y luchar por un mundo mejor, desde hace muchos años soy socia de Greenpeace. Vivo en Viedma, capital de la provincia de Río Negro y acabamos de recibir la noticia de que una planta nuclear será instalada en nuestras costas.. inmensa tristeza e impotencia me provoca todo ésto, quisiera saber lo más posible sobre el tema para poder difundir y organizar una protesta masiva. El pueblo rionegrino en su gran mayoría no acepta esta imposición que condena nuestro futuro y el de las generaciones venideras. Queremos informarnos y actuar de manera organizada para impedirlo. Gracias por estar y hacer que no me sienta tan sola!!!

    Responder
    1. Editora

      ¡Hola Shirley!
      Muchas gracias por ser socia de Greenpeace y por tus palabras. Sin dudas tu aporte es muy importante para nuestra organización.
      En cuanto a lo que comentás de la planta nuclear en Viedma, te invito a que crees una campaña en Hagamos Eco, una plataforma de Greenpeace en la que podés crear tus campañas vinculadas al medio ambiente y compartirlas. Después podés pasarnos el link por acá o por Facebook y te ayudamos a difundirla para que juntes la mayor cantidad de firmas posible.
      ¡Saludos!

      Responder
  15. fernando

    increible que esta informacion no haga retroceder a los gobiernos democraticos y los pueblos la relativicen

    Responder
  16. leonardo pollastri

    Hay solo una explicación y esto debe ser viejisimo… y es que el que no aprecia su vida, no aprecia la de los demas y por ende al planeta mismo.- Lo mas triste de todo esto es que todo esta armado para vender armas
    y ganar dinero …..todo armado por un grupo minusculo de gente enferma y decrepita.-
    El motor a hidrogeno ya esta inventado desde hace rato .-cubiertas a cilicio que no se gastan nunca y mil
    cocas mas pero todo esta tapado para que la humanidad este siega y pueda ser manejada…….
    Sal a los muchachos leonardo

    Responder
  17. francisco ezcurdia

    y nuestro gobierno piensa en mas centrales atomicas? creo que vamos por el camino equivocado

    Responder
    1. virginia

      A NUESTRO GOBIERNO SOLO LE INTERESA LO QUE SEA NEGOCIO PARA POCOS.
      SIEMPRE SON LOS RICOS Y PODEROSOS.
      A ELLOS NUNCA LES TOCA.
      SOLO A LOS MÀS VULNERABLES

      Responder
      1. virginia

        NO ACEPTO LA MODERACION DE MI COMENTARIO.
        GREENPEACE NO DEBE CENSURAR LOS COMENTARIOS DE LOS SOCIOS, SALVO QUE SEAN INDECENTES.

        Responder
  18. Augusto

    Gracias. Impresionante!
    Faltó decir que Greenpeace evacuó a pobladores de las islas Bikini que con total impunidad los Estados Unidos habían mandado de vuelta a sus islas de origen algunos años después de la gran explosión. Ver (en YouTube) el documental de John Pilger titulado “LA GUERRA QUE VENDRÁ CONTRA CHINA” que, obviamente, no ha sido traducido y casi no ha circulado. Felicitaciones por esto que implica una nueva vuelta de tuerca en el compromiso con la verdad de Greenpeace.

    Responder
  19. Clara Analia

    La energia nuclear es dañina y cara. Por que no aprovechar otras fuentes de energia como el sol, el aire o el agua?

    Responder
  20. Liliana Beatriz Fernandez

    Muy interesante ; es lamentable como el hombre destruye por intereses desmedidos de poder ;ambición NUESTRO PLANETA .Y es triste que no tomemos conciencia de lo que està pasando ahora y lo que le dejamos a nuestros hijos.Pero a seguir levantando la voz ante nuestros gobernantes; ellos nos representan y deben cuidarnos no sentirse los “dueños” de avalar a las empresas que nos contaminan y destruyen nuestra tierra.Gracias por defender nuestra Tierra!!

    Responder
  21. maría luisa muller

    excelente nota.
    deberían leerla los que gobiernan en cada país o pueblito del mundo.

    Responder
  22. ALVAREZ GALETTO. ALFREDO

    POR SUPUESTO QUE ME INTERESA, ES POR ELLO QUE PARTICIPO DESDE MI LUGAR
    Y TAMBIEN CON APORTES A GREENPEACE

    Responder
  23. ALICIA JULIA

    POBRES LAS GENERACIONES QUE VENGAN LE VAMOS A DEJAR UN MUNDO MUY DIFICIL

    Responder