En todo el mundo los maniquíes de los locales de Zara se rebelan para unirse a la campaña de Greenpeace

noviembre 26, 2012 | Categoría: Tóxicos

Rebelión de maniquíes en Buenos Aires

Amsterdam, 26 de noviembre de 2012 – Más de 700 activistas de Greenpeace en más de 80 ciudades en 19 países protestaron  este fin de semana para exigir a la empresa Zara que se comprometa a eliminar el uso de sustancias químicas peligrosas en toda su cadena de suministro. Desde Bangkok a Berlín los activistas-maniquí dejaron un mensaje claro en los locales: “Queremos moda sin contaminación”.

"La idea principal fue que los maniquíes de Zara estaban siendo obligados por sus dueños a usar ropa que contiene sustancias químicas peligrosas hasta que un día finalmente deciden rebelarse y se escapan de las tiendas", declaró Martin Hojsik, Coordinador de Campaña “Detox” contra la contaminación de Greenpeace Internacional.

“Después de saber que sus colegas, que trabajan para las marcas H & M, C & A Marks, & Spencer, Nike, Adidas, Puma y Li Ning, fueron liberados de sus “trabajos tóxicos”, los maniquíes de Zara dijeron “Basta” e iniciaron el reclamo a su empresa“.

Sólo seis días después de su lanzamiento, más de 280.000 personas se unieron a la campaña pidiendo a Zara que deje de contaminar el agua y el ambiente. También se sumaron decenas de miles de personas a través de Facebook y Twitter.

Rebelión en Estocolmo, Suecia

El informe presentado la semana pasada por Greenpeace Internacional (“Puntadas tóxicas: el oscuro secreto de la moda”,) demostró que 20 empresas de indumentaria de primera línea ofrecen a sus consumidores prendas que poseen químicos tóxicos. Algunas de estas, al liberarse al medio ambiente y degradarse, dan lugar a nuevas sustancias que provocan trastornos hormonales e incluso cáncer.

Rebelión en Taipei, Taiwán

“Zara tiene el poder del lograr un cambio positivo, por eso estamos mostrando al mundo la verdad “tóxica” que se encuentra detrás del glamour de la industria de la moda. Queremos inspirar a las personas a cuestionar colectivamente la industria para poner fin a su adicción a la contaminación”.

Rebelión en Bangkok, Tailandia

Greenpeace exige a las marcas de moda que se comprometan a eliminar toda descarga de productos químicos peligrosos para el año 2020 y exigen a sus proveedores a hacer públicos todos los vertidos de sustancias químicas tóxicas de sus instalaciones a las comunidades que las rodean. Las personas que viven cerca de estas fábricas y las que compran estos productos tienen derecho a saber qué componentes químicos tiene su ropa y sus posibles efectos nocivos al ser filtrados al medioambiente.

Rebelión en Oslo, Noruega

Rebelión en Estambul, Turquía

Rebelión Paris, Francia

Rebelión Grecia

Rebelión Tel Avis, Israel

¡Queremos moda sin contaminación! Pedile a Zara que fabrique ropa sin sustancias tóxicas. Hacé click aquí.

Publicado por Laura Colombo

Dejar un comentario

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: