Conocé cuáles son los principales desafíos ambientales para el nuevo mandato de Dilma Rousseff en Brasil

Después de una reñida elección, los votantes decidieron que Dilma Rousseff continuará los próximos cuatro años al frente de la presidencia de la república. En cuanto a políticas medioambientales la pregunta es si acumulará cuatro años de atraso. A juzgar por su falta de compromiso con el tema durante las elecciones, es posible que sí.


Dilma se negó a presentar propuestas ambientales durante las elecciones. Sostuvo que seguirá con la línea de su primer mandato. Y esto puede ser una muy mala noticia para el área del medio ambiente.

A cargo de Brasil, Dilma tuvo una administración que ha hecho que el país vaya a contrapelo de la protección de la naturaleza. ¿Era su lapicera la que firmó la amnistía para los criminales ambientales en el nuevo código forestal? Como resultado, la caída de la deforestación del Amazonas se interrumpió y, en el último período de medición, el país registró un aumento del 29% en la destrucción de los bosques. Datos recientes demuestran que este año tenemos una nueva tendencia alcista.

El gobierno actual también permite ejecutar proyectos de ley en el Congreso que ponen en peligro Unidades de Conservación y Tierras Indígenas. La preocupación por la preservación de bosques aumenta al verificarse el fracaso de Rousseff en crear nuevas áreas protegidas en el país. En comparación, en su primer mandato, Lula creó 20 millones de hectáreas de bosques protegidos y Fernando Henrique otros 8 millones. Dilma no ha llegado a los talones de ninguno de ellos, con 0,7 millones, muchas de las cuales se pusieron en protección hace unos días, al calor de la elección.

La meseta también se ve en el problema de la tala ilegal y la violencia en la Amazonia. Debido a la falta de gobernabilidad, la industria maderera está destruyendo el bosque en silencio y de manera agresiva e ilegal. La situación se ve alimentada por la falta de control y supervisión. No sólo los árboles son víctimas: la violencia recae contra los partidarios de los pueblos tradicionales y los derechos de la tierra, con asesinatos por hombres armados e impunidad derivada de la ausencia del Estado.

En el ámbito internacional, el país perdió el papel vital que desempeñó en las discusiones sobre la protección de los bosques para ser protagonista de escenas lamentables. En una reunión reciente de la ONU, el gobierno brasileño se negó a firmar la declaración de Nueva York, un documento que pide el fin de la deforestación en todo el mundo. La declaración cuenta con 150 firmas, incluyendo 20 estados, 40 empresas que operan a nivel mundial y más de 32 países. El gobierno no sólo debió haber firmado el documento, si no que debió contribuir a que su contenido fuera aun más ambicioso. En su lugar, sólo se disculpó, diciendo que no conocía el texto. Países como Togo, Liberia, Etiopía, Francia, Alemania y los EE.UU. conocían y firmaron el documento.

Los problemas con la agenda ambiental continúan en materia de generación de energía. A pesar de anunciar en todo el mundo que el país invierte en energías renovables, el Plan Decenal de Expansión de Energía, anunciado en septiembre, predice que el 70% de las inversiones en el sector se dirige a los combustibles fósiles. Para las energías renovables como la eólica, la solar y la biomasa, será sólo del 9,2%, y para los biocombustibles, sólo el 6,5%. Casi la mitad de las inversiones previstas para la expansión de la electricidad instalada se enfrenta a las grandes centrales hidroeléctricas, sobre todo en la Amazonía, que traen enormes impactos sociales y ambientales.

Tales decisiones sólo profundizan una crisis energética por la que transita el país. Hubo un aumento promedio del 30% en la factura de la luz de los brasileños. En los últimos cuatro años ha habido un aumento del 500% en las emisiones del sector eléctrico de los gases que calientan el planeta. Las soluciones a problemas tales como la energía solar, que podría abastecer a más de 10 millones de hogares, lo que genera más de 200 mil puestos de trabajo y descenso tanto de la factura y el costo ambiental del país, no son tenidas en cuenta.

En los últimos cuatro años, las emisiones brasileñas de sectores como la industria, la energía y la agricultura nunca dejaron de aumentar. El transporte público ha más que duplicado sus emisiones durante la última década, sin contar las pérdidas para la población de unos 100 millones de dólares anuales debido a los atascos de tráfico y el transporte público insuficiente.

Gran parte de esta pérdida se debe a la elección de la inversión en el transporte individual por sobre el transporte público. La prueba es que de los aproximadamente US $ 150 millones de dólares prometidos en los últimos años para la movilidad urbana, sólo el 30% fue de hecho convertida en mejoras para la población.

El saldo al final del primer mandato de Dilma, es que la disminución de la deforestación del Amazonas está amenazada, y que persiste una visión miope y sesgada en temas de energía y movilidad urbana, que hace caso omiso de los riesgos y pasa por alto el potencial de las fuentes de energía como el viento y el sol, abundantes en el país, pero abandonadas por el gobierno actual.

Rousseff no dijo qué hará en los próximos cuatro años. Pero cada día le exigiremos una responsabilidad más digna con el medio ambiente, a partir de la corrección de los errores de su primer mandato.


Publicado por Cecilia Alemano

1 Comentario

Gustavo Cordera, alarmado por la grave situación de los bosques en Salta y otras provincias del país

En el programa Duro de Domar en Canal 9, el reconocido cantante y compositor Gustavo Cordera manifestó su preocupación por la situación de los bosques bajo el actual gobierno nacional y en particular apuntó al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien está permitiendo desmontes que violan la Ley de Bosques: "¿Cómo se apoya a gobernadores que están destruyendo Salta? Urtubey, por ejemplo…", disparó.

Más de 266 mil personas ya le escribieron al gobernador Urtubey para que para de destruir nuestros últimos bosques nativos. Sumate ahora. Entrá a www.salvalosbosques.org.

Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

VIDEO: El músico Pedro Aznar contra la destrucción de nuestros últimos bosques nativos en Salta

Nuestra denuncia contra los desmontes ilegales se instaló fuerte en Salta, donde estamos resistiendo el avance de las topadoras hace 25 días. Durante una presentación en el Teatro Provincial de la capital salteña, el reconocido músico Pedro Aznar se sumó a este urgente reclamo para que el gobierno de Juan Manuel Urtubey cumpla la Ley de Bosques. “Es una lástima que teniendo una Ley Nacional que protege los bosques, en esta provincia los gobernantes permitan los desmontes”, sostuvo en su mensaje claro y enérgico. No te lo pierdas:

Más de 240 mil personas ya le escribieron al gobernador Urtubey para que para de destruir nuestros últimos bosques nativos. Sumate ahora. Entrá a www.salvalosbosques.org.

Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Otro tiempo, otras necesidades, otras distancias: la Coordinadora de Redes de Greenpeace te cuenta cómo es defender los bosques en Salta


"Dicen que para que algo se vuelva interesante basta con mirarlo muy de cerca. Hace poco más de una semana estuve en Salta, acompañando al equipo de activistas que fiscalizan el (in)cumplimiento de la Ley de Bosques", dice Victoria Bembibre, Coordinadora de Redes Sociales en Greenpeace Argentina. "Pasar de la realidad que nos es cotidiana a la mayoría en Buenos Aires a ésta fue bastante movilizante", asegura, y hoy quiere compartir con ustedes los tres aspectos que más le llamaron la atención:


El tiempo

No es noticia que en Buenos Aires el tiempo pasa muy rápido. A veces los días se vuelven rutina y transcurren dentro de un esquema bastante predecible. Aunque no nos damos cuenta, nos reconforta esa estabilidad. A pesar de que mi trabajo en Greenpeace cambia todo el tiempo, puedo estimar lo que va a pasar en mi agenda casi a cada momento. En cambio, en Salta, el tiempo se me hacía esquivo. A veces lento, a veces veloz, a veces fuera de horario. Quienes habitan allá viven con una calma que nos cuesta reconocer. Estar en contacto con la comunidad local me obligó a relacionarme de otra manera con el tiempo. A su vez, y paradójicamente, a Salta le queda poco tiempo. Para sus bosques, sus comunidades y sus especies, el tiempo es cada vez más valioso. El momento para actuar es ahora, porque mañana se reducirán drásticamente la cantidad de hectáreas que queden en pie. Y pasado mañana, en una semana, o un par de meses, ya no habrá bosques que defender. (Recordemos que dos topadoras encadenadas pueden arrasar con hasta 200 hectáreas por día. Sí, 200 manzanas como la de tu casa. Y pensá en todas las que ya destruyeron, más de 400 mil desde el 2007).

Acá estoy difundiendo nuestro mensaje en redes en medio del monte y la oscuridad.

Las necesidades

Otra cosa que se vuelve radicalmente distinta es el contacto con las necesidades. Estando en Salta, conociendo a las comunidades indígenas, rápidamente te das cuenta de que lo que para vos es básico, tangible y seguro, para otros (no muy diferentes a vos) no lo es en absoluto. Comida, agua, techo, transporte y acceso a servicios son extremadamente difíciles de conseguir para los wichís, y lo mismo se aplica por supuesto a especies como el yaguareté (del que quedan sólo 200 o menos en todo el país).
Cada vez que visitábamos a las comunidades indígenas que habitan las fincas salteñas la misma botella de agua que para mí era algo accesible para ellos era un hallazgo fundamental.


La cercanía

Entre Buenos Aires y Salta existen unos 1500 km. por ruta. A eso, sumale unas 5 ó 6 horas más hasta Tartagal. Unos 30 minutos más en auto que te acercaban hasta el primer campamento de Greenpeace cercano a la ruta. Pero si realmente querías ver los efectos del desmonte, tenías que agregar unas 2 ó 3 horas en camioneta hacia adentro de las fincas. Toda esta distancia me parecía inmensa si pensaba en mi trabajo delante de una compu publicando y monitoreando las redes de Greenpeace. Estando allá pude sentirme cerca de esa realidad y muy próxima a transformarla. Los bosques, los indígenas y las especies de Salta nos necesitan. Y nosotros estamos muy cerca de ellos. Ya con descubrir y contar su historia superamos unos cientos de kilómetros. Tomar conciencia, comprometernos nos ayuda a sortear otros tantos. Y finalmente pasando a la acción, reclamando a los responsables de proteger los bosques que hagan cumplir la Ley, podemos sentirnos al lado de cada árbol, cada yaguareté y cada miembro de la comunidad salteña.

Podemos, por un momento, ser también ellos y ayudar a cambiar nuestra propia realidad.

En este momento hay más de 20 activistas que resisten en Salta para frenar las topadoras. Ayudanos a salvar nuestros últimos bosques nativos. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

En primera persona: cómo es defender nuestros últimos bosques nativos en Salta

Hace más de dos semanas, un grupo de más de veinte activistas de Greenpeace están al norte de Salta, frenando las topadoras que ya empezaron a destruir áreas protegidas por la Ley de Bosques con autorización del gobernador Juan Manuel Urtubey. Germán Morales, Coordinador de Marketing Directo, pasó una semana en el primer campamento que montamos en la finca El Cuchuy, y quiso compartir su experiencia:

"Hoy quiero contar lo que viví en Salta. Fue una experiencia que cambió mi vida para siempre. Trabajo en Greenpeace hace dos años como Coordinador de Marketing Directo y tuve la posibilidad de participar en algunas acciones en estos dos años. Aun así, para alguien que no viene del palo del activismo todo esto es nuevo y apasionante.

Tenía muchas ganas de participar en esta acción porque quería experimentar lo que siente un activista. Necesitaba saber cómo es poner el cuerpo para salvar el mundo. En ese momento no me imaginaba lo que iba a pasar, eso lo descubrí cuando realizamos la primera acción en la finca “El Cuchuy”. Llegamos hasta allí por un camino polvoriento de casi 2 horas en camioneta. Durante el viaje, me entristeció ver tantos árboles talados. La imagen era devastadora.


Ese primer día bloqueamos dos tanques que contenían combustible para que funcionen las topadoras, hacía 40 grados de calor y teníamos muy poca sombra.

Nos encontrábamos en medio del polvo, rodeados de montones de árboles destruidos. El agua que habíamos llevado se había calentado y era casi imposible de tomar. El poco viento que había era caliente y más tarde nos invadieron las avispas, con quienes aprendimos a convivir, ya que si no las molestábamos mucho, al cabo de un tiempo se iban solas.

Me pregunté a mí mismo si valía la pena estar ahí. Realmente la estaba pasando mal, aunque no se lo comenté a mis compañeros, quienes parecían estar disfrutando todo eso. Reconozco que quería que terminara pronto; ansiaba no estar ahí, ducharme con agua fría y descansar en mi cama. Pero lejos de eso, sólo me restaban unos cuantos días más de lo mismo.

La primera noche no podía dormir por el calor que hacia en la carpa, cuando al fin logré descansar, una fuerte picazón en el brazo me despertó, prendí la linterna y vi una garrapata picándome. No podía sentirme peor.

Al día siguiente algo cambió, pero no fue el entorno incómodo y carente de confort en el que estaba; fue algo en mi manera de verlo.

Aquí estoy junto a una cisterna que bloqueamos para que no pudiera seguir alimentando a las topadoras. A mi lado, un grupo humano maravilloso que trabaja incansable para salvar nuestros bosques.

Traté de observar el bosque y concentrarme en los animales que estaban muriendo, conversé con los representantes de las comunidades indígenas que nos acompañaban y eso me dio una nueva perspectiva.

Verlo de esa manera me permitió involucrarme aun más y, junto a mis compañeros, continuar en el campamento con una nueva visión.

Estoy agradecido por haber podido participar en esta acción y contribuir aunque sea un poquito a detener los desmontes ilegales. Es importante reconocer que nada de esto sería posible, ninguna campaña ni acción, sin el aporte de cada uno de nuestros socios, quienes donan dinero voluntariamente para que podamos seguir protegiendo no sólo nuestros bosques, sino también nuestros ríos y oceanos, la tierra y el aire que respiramos.

Sinceramente gracias a todos los que nos apoyan. En cuanto a mí, ahora siento una responsabilidad mayor de dar lo mejor de mí para seguir difundiendo la misión de Greenpeace".

Sumate a las más de 200 mil personas que ya le escribieron al gobernador Urtubey para que pare de destruir los bosques en Salta. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Un paso importante por los bosques: Defensor del Pueblo de la Nación reclama a Salta y Nación por los desmontes ilegales

Tras el pedido de comunidades indígenas y organizaciones ambientalistas, la Defensoría del Pueblo de la Nación emitió esta semana una resolución sobre la violación de la Ley de Bosques en Salta en la que demanda al gobierno de Salta a revocar los decretos que permiten realizar recategorizaciones prediales, realizar más controles a los desmontes ilegales y aumentar las multas:

Ante la alarmante situación de los bosques salteños el Defensor del Pueblo de la Nación demandó al gobierno de Salta de Juan Manuel Urtubey para que revoque los decretos que permiten realizar recategorizaciones prediales disminuyendo la categoría de conservación del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, a que realice más controles a los desmontes ilegales, y a que aumente las multas.

Por otra parte, exhorta a la Secretaría de Ambiente de la Nación a que controle la deforestación en Salta antes de enviarle más fondos y a que restaure los bosques protegidos que fueron desmontados. Además, pone en conocimiento al Consejo Federal de Medio Ambiente.

“Los desmontes masivos en la zona están vinculados al aumento de los riesgos de erosión y movimiento en masa y de flujos torrenciales e inundaciones en las áreas planas. Sin la vegetación propia del lugar, la estructura de las laderas se vuelve cada vez más inestable, se acelera el escurrimiento superficial de las aguas y la misma fluye a gran velocidad destruyendo puentes y caminos, aislando comunidades y cambiando la dinámica propia de los sistemas naturales”, señala la resolución. “Además se acelera la desaparición de las especies de plantas y animales, se alteran los ciclos migratorios de la fauna y afecta la biodiversidad”, sostiene la resolución.

La Defensoría del Pueblo de la Nación advierte que “las comunidades indígenas y campesinos criollos cercanos a los parajes ‘Pozo de los Indios’, ‘La ceiba’, ‘La Fortuna’, ‘La mora vieja’, ‘Pozo Hondo’, ‘Las Llanas’, ‘El Teniente’ y ‘El Campamento’ en la zona de Fortín Dragones, dependen de esos bosques para su sustento y preocupa también la situación de las comunidades wichí a raíz de los desmontes en las fincas del noroeste de la Ruta 34, entre la localidad de Embarcación y el río Bermejo”.

Éste es un gran paso adelante. Estamos ante el principio del fin de los desmontes. Pero te necesitamos a vos. Sumate a las casi 200 mil personas que ya le escribieron al gobernador Urtubey para que pare de destruir los bosques en Salta. Hacé click aquí.

La resolución completa de la Defensoría del Pueblo de la Nación puede bajarse en este link.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Cómo se siente acampar con Greenpeace en Salta y salvar así 12 mil hectáreas de bosque

Desde hace dos semanas 20 activistas de Greenpeace están en Salta acampando en medio de un desmonte impidiendo que las topadoras destruyan lo últimos bosques nativos que nos quedan. Juntos ya salvaron 12 mil hectáreas. Estos bosques están protegidos por ley pero el gobernador de la provincia, Juan Manuel Urtubey, autorizó que los eliminen a pedido de empresarios y terratenientes. Nuestra compañera Griselda Servidio nos cuenta qué se siente defender los bosques siendo testigo del riesgo y la devastación.

Foto: Griselda en Salta sostiene la bandera en la esquina a la derecha

“Desde chica, mi familia me enseñó la importancia de respetar todo tipo de vida. Cada planta, cada ser y cada animal. Eso motivó, mi compromiso ambiental y mi posterior acercamiento a Greenpeace. Hace siete años que participo en la organización, con la total convicción de que cada persona, desde su lugar, puede generar cambios.

Como voluntaria, mi primera experiencia fue recolectar firmas para poner a salvo los últimos bosques nativos de nuestro país. Luego de doce de años de trabajo intenso, Greenpeace consigue en el año 2007, sancionar una Ley Nacional con el fin de salvaguardarlos.

Pese a ello, y como en otros tantos casos en nuestro país, lamentablemente la ley no se cumple, dejando a merced de grandes empresas la destrucción total de nuestro patrimonio.

Siempre imaginé desde la lejanía y digo "lejos" porque nunca hasta la semana pasada tomé conciencia de la realidad, que las consecuencias ambientales y sociales de un desmonte son devastadoras. Jamás, hasta verlo con mis propios ojos, hubiese podido dar cuenta de la verdadera magnitud del desastre.

Foto: Topadoras arrasando con bosques en Salta

Tuve la oportunidad de estar junto con mis compañeros e integrantes de la comunidad wichí, en la finca El Cuchuy, en el departamento de San Martín, provincia de Salta, para denunciar esta situación y evitar que las topadoras continúen avanzando.

El panorama es desolador; kilómetros y kilómetros de zonas donde antes había vegetación, ahora vacías. La tierra esta pelada, solo queda polvo. Miles de hectáreas arrasadas solo para el beneficio de unos pocos.

Cuando se produce un desmonte se atenta contra la vida; no sólo los animales, que ya no tienen donde vivir y alimentarse, son desplazados. Las comunidades originarias, que habitan ancestralmente en el bosque y cuya subsistencia y cultura radica en el monte, se encuentran en total emergencia.

Foto: Campamento de Greenpeace en medio del desmonte donde se frenó a topadoras

Uno de los problemas fundamentales es la falta de agua. Los escasos cursos, donde se abastecían las comunidades, ahora están contaminados por los pesticidas que utilizan las empresas para cultivar soja transgénica. La situación se agrava con las altas temperaturas. El martes pasado, y estando todavía en época invernal, la temperatura alcanzó un pico de casi cuarenta grados.

En el campamento, conocí a Sara, integrante de la comunidad wichí, quién me confesó que pasan días sin poder tomar agua. La situación es desesperante; el suministro depende de un organismo provincial, quien, muchas veces por desidia y omisión, no hace la entrega.

Sara me contó que, frente a esta situación, "le da pena la tierra" porque hay animales y plantas que ya no están. Siente impotencia por no poder hacer nada frente a las topadoras que, en pocos días, arrasan con el bosque y, junto con ello, con su hogar. Sólo basta, caminar por la zona para ver cientos de futuros brotes de árboles de lapacho apilados en un costado.

Foto: Sara, miembro de la comunidad wichí que resiste junto a Greenpeace

Los bosques son vitales para cualquier tipo de vida; regulan el clima, proveen medicinas, alimentos y son el hogar de una rica biodiversidad. Hasta el momento Argetina perdió el 70 por ciento de sus bosques.

Con mis compañeros logramos detener el avance de dos topadoras y así salvar, al menos por un tiempo, parte del bosque salteño. Me siento orgullosa de haber sido participe de eso.

No obstante, es necesario un compromiso radical por parte de las autoridades gubernamentales salteñas para frenar tanta destrucción. Deben hacer efectivo el cumplimiento de la Ley Nacional de Bosques y revocar los permisos de desmonte en zonas protegidas por esta ley”.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, autoriza los desmontes ilegales. Participá ahora y pedile que pare la destrucción de nuestros bosques. Hacé click aquí 

Publicado por Laura Colombo

2 Comentarios

Una buena noticia para los bosques en India: la Corte Suprema declaró ilegales las asignaciones mineras

Greenpeace recibió con alivio la decisión de la Suprema Corte de India de declarar ilegal toda reserva de carbón asignada para la minería en la India entre 1993 y 2010. Esto es una gran noticia para las 54 mil personas que habitan los bosques de Mahan, los más antiguos del país, que desde hace años resisten la instalación de empresas mineras:

Como te contábamos hace algunos días, la selva de Mahan se encuentra ubicada en Singrauli, un distrito que proporciona casi el 12% de la producción total de energía de la India a partir del carbón. Bajo el bosque de Mahan se encuentra más carbón – y esa es la razón por la que compañías como Essar y Hindalco quieren talar cerca de 400 mil árboles.

La decisión de la Corte Suprema de la India es un golpe importante a toda la industria del carbón en la India. Están perdiendo dinero y credibilidad pública. No podemos permitir que sigan silenciando las voces de aquellos que reclaman. No podemos dejar que destruyan más bosques para extraer carbón.

Los planes de Essar y de Hindalco para los bosques de Mahan son desastrosos. 54 mil personas dependen de estos bosques para su subsistencia. Y, por supuesto, la minería y la quema de más carbón es lo último que necesita nuestro planeta.

“La orden de la Corte Suprema ha demostrado que el capitalismo de amigos ha dado lugar a la entrega de permisos para explotar el carbón sin un mínimo de transparencia. Esto da esperanza a los activistas que piden que se aplique la ley en las autorizaciones mineras así como el respeto a los derechos de las comunidades que habitan los bosques “, declaró Arundhati Muthu, activista de Greenpeace India.

Greenpeace y otras organizaciones están siendo perseguidos por el propio gobierno. Varios activistas ambientales se oponen a la instalación de una mina de carbón en este antiguo bosque y, por eso, el gobierno considera que ponen en peligro el desarrollo económico del país y son una amenaza para la seguridad nacional. Firmá ahora para frenar esta persecusión. Hacé click aquí.

Publicado por Cecilia Alemano

3 Comentarios

En dos minutos, por qué es urgente detener al gobernador a Urtubey para salvar los bosques de Salta

¿Querés entender de qué modo el gobierno de Salta está violando la Ley de Bosques? En poco más de dos minutos, Gonzalo Strano de la Unidad de Campañas de Greenpeace le explica a la periodista María O´Donnell lo que está ocurriendo en esa provincia, donde se están realizando recategorizaciones que permiten destruir zonas protegidas por la ley:

Estamos pidiéndole al gobernador Urtubey que pare de destruir nuestros últimos bosques nativos, hogar de especies amenazadas como el yaguareté y de comunidades indígenas y campesinas.

Estos bosques son vitales. Defendelos ahora. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

3 Comentarios

Greenpeace exige que termine la persecución del gobierno de India a los activistas ambientales

Hoy, 18 de agosto, estamos realizando un Día Mundial de Solidaridad con la comunidad de India que defiende los bosques de Mahan, los bosques de sal más antiguos de Asia, en el centro de la India. Estas personas se oponen a que se instale una mina de carbón en medio del bosque y por esa razón están sufriendo una persecución del gobierno que considera a los activistas ambientales como “enemigos del desarrollo del país”. Greenpeace estuvo trabajando con esta comunidad durante tres años y haciendo campañas contra las violaciones de sus derechos por parte del gobierno y de las empresas mineras del carbón. Aaron Gray-Block, activista de Greenpeace Internacional, escribió unas palabras al respecto: .

Era medianoche cuando fuerzas policiales de India despertaron repentinamente a dos activistas de la oficina local de Greenpeace. Los arrestaron por haber protestado en contra de la instalación de una mina de carbón en medio del bosque Mahan, el bosque de sal más antiguo de Asia.

Últimamente en India los arrestos se usan como tácticas de intimidación para disipar disturbios o manifestaciones contra los planes del conglomerado Indio Essar, que quiere convertir el bosque Mahan en una mina de carbón.

No es casualidad que el momento en el que se realizaron las detenciones coincide con las fechas en las que la comunidad local debe celebrar el Gram Sabha, o reunión del pueblo, (algún día entre el 16 y 22 de agosto) para votar sobre el desarrollo de la mina de carbón propuesta por los socios de las empresas Essar e Hindalco.

La policía también incautó un amplificador de señal móvil y paneles solares que Greenpeace India había instalado en el pueblo Amelia para ayudar a divulgar las noticias de las reuniones de la comunidad a más de un millón de personas que firmaron una petición en oposición a la mina de carbón. Bajo la Ley de Derechos Forestales de la India, las autoridades tienen la obligación de obtener el consentimiento de la comunidad de los habitantes del bosque para que allí exista un desarrollo industrial como la mina de carbón de Essar.

Se llevó a cabo una reunión en el pueblo el año pasado que dio como resultado el visto bueno a la mina de carbón, pero la mayoría de las firmas habían sido falsificadas. Después de que esto se supo y de que Greenpeace India realizó una campaña pública se programó una nueva votación. Esto parece haber preocupado a las autoridades de la India.
Hace menos de dos meses, otros cuatro activistas defensores de los derechos del bosque fueron arrestados en una casa de huéspedes de Greenpeace India por estar protestando pacíficamente en contra de la mina de carbón propuesta por Essar e Hindalco.
Las autoridades locales están tratando de intimidar al pueblo para atender los intereses de los gigantes corporativos.

Sin embargo, esto no termina.

En Junio, dos reportes filtrados del Servicio de Inteligencia del estado de este país, acusaron a Greenpeace India de “impactar negativamente en el desarrollo económico”, reclamando que sus campañas en contra del carbón y la energía nuclear o cultivos modificados genéticamente eran anti desarrollo.
Esto hizo que el nuevo gobierno de la India, con su mantra de desarrollo económico a toda costa, ajuste los controles de los fondos extranjeros para Greenpeace India.

Por el contrario, Greenpeace India está promoviendo el uso de la energía renovable y acaba de lanzar una micro red con energía solar en Dharnai, un pueblo en el estado de Bihar que había estado sin electricidad por 30 años.
Greenpeace India atrae a la financiación mundial para hacer frente al problema global del cambio climático, pero su oposición a la extracción de carbón y a los proyectos de energía nuclear llevó a las autoridades de la India a intentar silenciarlos. Greenpeace India permanecerá junto al pueblo del bosque de Mahan, hogar de más de 50.000 habitantes del bosque, quienes obtienen un ingreso sostenible mediante la recolección y venta de productos forestales de temporada.

Estas personas se encuentran en riesgo de perder sus medios de vida con la mina de carbón de Essar.
Los habitantes del pueblo se auto-organizaron en la MSS, Mahan Sangharsh Samiti (Organización de lucha de Mahan) para protestar en contra de la mina y Greenpeace India ha estado apoyándolos durante tres años.
Essar, claramente disgustado, presentó una suma de Rupias.
500 Crore de Rupias (alrededor de 60 millones de euros) fue la demanda para amordazar tanto a la MSS y como a Greenpeace India, prohibiendo las críticas al proyecto de la mina o a la empresa.

Las demandas en defensa de la extracción del carbón no pondrán fin al cambio climático y ésta es la razón por la cual es imprescindible que las compañías de carbón tales como Essar sean detenidas de inmediato.

La India y la comunidad internacional tienen una pequeña oportunidad de mantener el calentamiento global por debajo del objetivo acordado con la ONU de 2 grados Celsius, y Greenpeace India se rehúsa a ser silenciado.
Como el tercer emisor más grande de dióxido de carbono después de China y los Estados Unidos, la India aún puede tomar la iniciativa de una revolución de la energía renovable.

Defendé el derecho a la protesta pacífica para defender los bosques. Hacé click aquí

 

Publicado por Laura Colombo

0 Comentarios

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: