VIDEO: Mirá cómo la producción de aceite de palma destruye los bosques de Indonesia, hogar del tigre de Sumatra

Dos semanas atrás Greenpeace lanzó una campaña a nivel mundial para que los propios ciudadanos exijan a las empresas que no elaboren productos con aceite de palma que provenga de la destrucción de los bosques tropicales de Indonesia. Esta selva tropical- una de las más grandes del mundo- es hogar de animales como el Tigre de Sumatra, de los cuales se estima quedan sólo 400 ejemplares. Este video explica el problema y ofrece una solución para poner a salvo a los bosques y sus especies:

El aceite de palma está en cientos de marcas que utilizamos a diario. La primera a la que Greenpeace Internacional dirigió su reclamo es Procter & Gamble, cuyo champú Head & Shoulders utiliza aceite de palma proveniente de Indonesia. Por eso, en Colombia, Reino Unido, Suecia y Alemania, hubo distintas actividades para llamar la atención pública sobre el accionar de la marca.

Más de medio millón de personas ya están exigiendo que los productos que consumen no involucren la destrucción de bosques. Pediles vos también a las empresas que no te hagan cómplice de la extinción del Tigre de Sumatra. Hacé click aquí.

Publicado por Cecilia Alemano

1 Comentario

El OPDS visitó la Reserva del Puerto del Mar del Plata junto a la Fundación y Greenpeace

Sabiendo la importancia que tiene la conservación de la Reserva del Puerto y el reciente compromiso asumido por el Gobernador Scioli, el Director del OPDS Hugo Bilbao y su equipo de trabajo visitaron la Reserva del Puerto junto a Greenpeace y la Fundación. La visita guiada estuvo a cargo de María José Solís, Departamento Educativo de la Fundación Reserva Natural del Puerto. Del encuentro también participaron, Osvaldo Bogado Subdirector de Fiscalización Ambiental del OPDS, Oscar Gómez Director de Gestión Ambiental del Municipio de General Pueyrredón, varios integrantes de la Fundación entre ellos su presidente Fernando Evangelista y nuestros voluntarios.

La visita del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible es de gran importancia considerando que es el ente responsable del cuidado de las Reservas de Buenos Aires. Frente a esto, la Coordinadora de la Campaña Cecilia Mauna manifestó “Consideramos un avance en la dirección correcta que las Autoridades Provinciales realicen actividades en coherencia con el compromiso asumido por el Gobernador Scioli. Este trabajo también reconoce el esfuerzo llevado a cabo por la Fundación Reserva Natural del Puerto en su afán por defender e informar la importancia de este humedal”.

Recordemos que hacia finales del año pasado el Gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, se había reunido con Greenpeace comprometiéndose a realizar las gestiones necesarias para la aprobación de un nuevo Proyecto de Ley que declara de carácter Provincial a la Reserva. En este sentido, se ha obtenido el apoyo de los Senadores Provinciales de diferentes bloques para una presentación conjunta del nuevo Proyecto de Ley durante el inicio del periodo legislativo de este año dado que el presentado por la ex Senadora Di Rado ha perdido estado parlamentario. Desde Greenpeace consideramos que debido al interés de Senadores de diferentes partidos políticos en la conservación de la Reserva y a su compromiso en apoyar este nuevo Proyecto, creemos que pronto este ambiente va a contar con la protección jurídica que se merece”.

La Reserva del Puerto es un ambiente con características únicas en Mar del Plata, elevada biodiversidad y diversos ecosistemas, que funciona como espacio de amortiguación entre zonas industriales, turísticas y residenciales. Por estos motivos seguimos trabajando para la urgente sanción de un Proyecto de Ley que declare este espacio como Provincial, entendiendo que esta medida le otorgará los recursos necesarios para su protección y conservación.

Fotos: © Greenpeace / Lucas J. Bak

Leé más sobre la campaña para salvar la Reserva del Puerto en salvalareservadelpuerto.org.

Publicado por Cecilia Alemano

2 Comentarios

Greenpeace inicia consulta a nivel mundial para impulsar la protección de los bosques y su gente


Santa Marta, Colombia, 28 de junio de 2012 – Greenpeace inició un proceso de consulta mundial para proteger a los bosques y las poblaciones que los habitan, buscando principios y estándares estrictos para la aplicación de los fondos REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques).

En una reunión del Banco Mundial sobre bosques realizada en Colombia el martes 26, Greenpeace presentó “Los bosques y la gente primero”, un documento de consulta que tiene por objeto establecer un conjunto de normas mínimas en materia de derechos humanos, protección de la biodiversidad y gobernanza que buscan asegurar que los fondos para protección de bosques tropicales REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques) y otros programas de cambio climático sean eficaces. (1)

“Los fondos para la protección de los bosques y para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero deben asegurar que los derechos de las poblaciones locales sean plenamente respetados y la biodiversidad protegida”, señaló Susanne Breitkopf, Asesora Política en Finanzas Forestales de Greenpeace Internacional.

“Sin estrictas salvaguardas vinculantes, los bosques nativos podrían ser reemplazados por plantaciones de monocultivos y las comunidades locales desalojadas por proyectos de protección adjudicados a extranjeros”, afirmó Breitkopf.

Actualmente hay varios fondos REDD+ con diferentes mecanismos de salvaguardas, pero sin embargo muchos están generando problemas. El proceso de consulta lanzado por Greenpeace tiene como objetivo eliminar las incoherencias en materia de protección forestal mundial.

La consulta busca recibir comentarios de negociadores, políticos, organizaciones sociales, y todos los que están involucrados o afectados por las intervenciones de los  fondos REDD+. Acordar principios y estándares estrictos puede significar una poderosa herramienta para que las comunidades afectadas defiendan sus derechos e intereses tanto a nivel nacional como internacional.

“Invitamos a todos a contribuir a este esfuerzo y esperamos que los gobiernos e instituciones que han estado promoviendo y apoyando los fondos REDD+ adopten las recomendaciones finales. Esto significaría un paso adelante para los gobiernos y las instituciones financieras. Sin embargo, aprendiendo de los fracasos del pasado, la verdadera prueba es la aplicación en el terreno”, dijo Breitkopf.

El proceso de consulta está abierto a recibir información de grupos ambientalistas, de desarrollo, de derechos humanos, y comunidades indígenas, así como del sector gubernamental y el académico. Greenpeace espera que este proceso conduzca a la armonización de normas y estándares para los fondos REDD+ y otras iniciativas forestales.

Nota

1)      Para leer el informe de Greenpeace, “Los bosques y la gente primero”, hacé click aquí

 

 

Publicado por Laura Colombo

2 Comentarios

23 años después, Shell no aprendió nada del desastre de Exxon Valdez

Por Dan Howells.

Hace 23 años, el Exxon Valdez encalló en el arrecife Bligh en Prince William Sound, Alaska. El petrolero derramó once millones de galones de petróleo en el agua, contaminando 1.500 millas de la costa de Alaska, matando cientos de miles de aves marinas, nutrias, focas y ballenas, y devastando la vida de las comunidades locales.

Aunque Exxon declaró dos años que después el derrame ya estaba “limpiado”, la realidad es que dos décadas después decenas de miles de galones de petróleo crudo siguen contaminando las playas y la vida silvestre de la zona. Los habitantes de Alaska siguen sufriendo los efectos reales del derrame. La cisterna rota dejó de verter aceite a los pocos días del incidente, pero el impacto perdura hasta hoy y no hay una clara recuperación a la vista.

El desastre de Exxon Valdez fue el peor de la historia hasta que volvió a suceder. En abril de 2010 la plataforma Deepwater Horizon explotó y se hundió, matando a once personas y escupiendo casi cinco millones de barriles de petróleo en el Golfo de México.

El aceite se esparció durante 86 días hasta que el pozo se tapó. Cinco meses después del estallido el Gobierno Federal declaró finalmente el pozo muerto. El ecosistema del Golfo de México, su fauna y las comunidades costeras resentirán el impacto de este lamentable incidente durante décadas, o quizá siglos.

Este año, dos equipos viejos y oxidados que trabajan para el gigante petrolero Shell se dirigen a Alaska para perforar los primeros pozos en las cristalinas aguas del Ártico. Es evidente que la compañía piensa que desastres como el del Exxon Valdez y la Deepwater Horizon no pueden volver a ocurrir. Los hechos dicen lo contrario. Sólo el año pasado Shell admitió haber causado 207 derrames significativos en sitios como Nigeria y el Mar del Norte de Gran Bretaña. Un derrame de ese estilo podría causar un verdadero desastre ambiental si ocurriera en el Ártico.

Beaufort y Chukchi son sitios remotos de Alaska, con muy poca o ninguna infraestructura (carreteras, pistas de aterrizaje, puertos) que puedan dar respuesta a un eventual derrame de petróleo. A pesar de su esfuerzo para mejorar su presencia, la Guardia Costera todavía no tienen la capacidad para hacer frente a un derrame importante. Incluso el jefe de la Guardia Costera de los EE.UU. ha admitido públicamente que su agencia tiene pocas posibilidades de remediar un derrame en el Ártico. Pero así fuerea posible controlar un derrame de petróleo en esta zona áspera y congelada, lo cierto es que Shell y la industria del petróleo carecen de la tecnología y el know-how para eliminar el aceite del medio ambiente marino del Ártico. En pocas palabras: si se produce un derrame en gran escala, Shell no puede limpiarlo.

De hecho, el plan que Shell ha presentado para un potencial derrame incluye el uso de cosas tales como palas y escobas. Sería gracioso si no hubiera tanto en juego.

Todo lo que le importa a Shell son sus logros corporativos. Los osos polares y la belleza natural virgen son sólo obstáculos para la obtención de beneficios cada vez mayores. Greenpeace planea oponerse a Shell en cada paso del camino. Pero convertirnos en la piedra del zapato de Shell requerirá a millones de nosotros.
Más de 300 mil personas en todo el mundo ya se han expresado en contra de Shell. Por favor, tomate un minuto en el aniversario del derrame de Exxon Valdez para sumar tu voz a la creciente lista de personas que no quieren quedarse quietas mientras uno de los últimos sitios vírgenes del planeta es destruido.

Ayudanos a salvar el Ártico. Exigile a Shell que termine con sus planes para destruir el Ártico. Hacé click aquí.

Publicado por Cecilia Alemano

4 Comentarios

Cazadores matan a un Yaguareté en Misiones

Guacurarí en el PP Urugua-í – Foto: E. Militello

Hace pocos días un equipo de científicos del Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico (CeIBA), encontró muerto a Guacurarí, un yaguareté que venían monitoreando con un collar GPS desde hace tres años.

Un grupo de cazadores dispararon al animal hace aproximadamente 20 días en el Parque Provincial Urugua-í (Misiones) sin otra aparente razón más que la de cazarlo. Al ver que tenía collar los autores del hecho se asustaron por el peligro que los descubran, se lo sacaron y lo llevaron a un arroyo donde lo tiraron al agua. Más tarde, el equipo de científicos del CeIBA encontró el collar y los restos del cuerpo.

Lamentablemente, el final de Guacurarí era bastante previsible. La mayoría de los yaguaretés mueren de esa manera en Misiones, cazados por la única motivación de dispararle.

El yaguareté es una de las especies que se encuentran más amenazadas por la fragmentación y disminución de su hábitat (debido al avance de los desmontes) y la caza furtiva.

"Verdadera Fiera" en Guaraní, el yaguareté es considerado un animal sagrado. Es el felino más grande del continente americano y tercero a nivel mundial, después del tigre de bengala y el león. Se destaca por su aspecto robusto y su cabeza grande con poderosa estructura mandibular. Los machos alcanzan los 2,50 metros de longitud y hasta 140 Kg. de peso. El yaguareté es un cazador y caminador incansable, solitario y muy territorial. Su “territorio” llega a alcanzar las 3.800 hectáreas en las hembras y las 9.000 hectáreas en los machos.

Guacurarí en el PN Iguazú – Foto: Lia Montti

Hasta principios del siglo XX tenía una distribución muy amplia en el continente americano. Habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta la Patagonia argentina. Hoy, sólo ocupa entre un 10 y un 15% de aquella distribución original. En la Argentina se estima que quedan menos de 200 en la Selva Misionera, la Selva de Yungas y en “El Impenetrable”.

El yaguareté es una especie “indicadora” de la salud del ambiente ya que necesita bosques en buen estado para poder sobrevivir. Esto se debe a que, al posicionarse en la cima de la cadena alimenticia y depender de presas menores para su subsistencia, su presencia garantiza un medio ambiente sano. A su vez, regulan a las poblaciones de todas las especies que constituyen sus presas, impidiendo sus excesos poblacionales y manteniendo su vigor, eliminando ejemplares viejos y enfermos. Esta función reguladora evita la propagación de enfermedades que pueden afectar al ganado e inclusive al propio hombre.

El yaguareté es una de las pocas especies de la fauna argentina que ha sido declarada como Monumento Natural Nacional por la Ley Nº 25.463, del año 2001. Esta norma establece que la Administración de Parques Nacionales y la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación deben desarrollar e implementar un plan de manejo que asegure su supervivencia en el territorio nacional. Además es Monumento Natural Provincial en Chaco, Salta y Misiones.

Foto: Mapa distribución del Yaguareté

Sin embargo, los recursos humanos y materiales dispuestos por los gobiernos son escasos para asegurar su efectiva protección. La pérdida de un individuo más de esta amenazada población empuja un poquito más hacia la extinción a la especie en Argentina.

 

Hernán Giardini

Coordinador Campaña de Bosques – Greenpeace Argentina

 

Publicado por Hernan Giardini

12 Comentarios

Greenpeace celebra que China finalmente le dijo NO al arroz transgénico


China, 1 de febrero de 2012. Después de siete años de arduo trabajo de equipos de activistas y el apoyo de muchísimos seguidores, en septiembre de 2011 el gobierno chino finalmente anunció que suspendería la comercialización de arroz transgénico.

Los orígenes del cultivo de arroz pueden rastrearse a los valles del río Yangtsé de China, hace unos 7.000 años. De un tiempo a esta parte, el arroz se convirtió en una parte fundamental de la vida y la cultura chinas. Rige la vida de millones de granjeros en los campos chinos, alimenta a más de mil millones de ciudadanos chinos cada año y es sinónimo de la cocina y la cultura chinas. Y en Yunnan, al sudoeste de China, es donde se cultiva la mayor parte del arroz.

En 2004, la campaña de la organización contra del arroz transgénico fue una de las primeras de un nuevo equipo que estaba armándose en China. El director de campañas de Greenpeace para el Este Asiático, Sze Pang Cheung, recuerda esos días con una sonrisa: “Lanzamos la campaña con una gira en colectivo de cinco días en Guangzhou”, cuenta. “En realidad era más bien una camioneta, y ni siquiera era nuestra. Nos la prestó otra organización ambientalista”. En octubre de 2004, Sze Pang Cheung y su equipo fueron a Yunnan donde varios locales usan métodos de cultivo tradicionales y sustentables. Les entregaron cámaras a los granjeros para que filmaran sus vidas marcadas por el arroz, incluyendo la utilización de patos en los arrozales, que se comen las pestes y fertilizan los campos, técnica que se viene utilizando desde hace 2.000 años.

La gira fue tan exitosa que las cámaras se dejaron durante un año y se lanzó un hermoso libro con las imágenes registradas. Pero justo cuando estaban por dirigirse al sur, el equipo recibió malas noticias; un grupo de científicos chinos aplicó a una licencia para vender cuatro variedades de arroz transgénico. Si bien eso no significaba que se fuese a comercializar el arroz inmediatamente, sí era un claro paso hacia esa dirección.


No cabía duda de que era una pelea importante. Así que cuando el equipo volvió de los campos de arroz, se dedicaron a la campaña. Primero desentrañaron la compleja red de actores involucrados en la puja por la comercialización.

“Para que un científico tenga un alto nivel de credibilidad necesita mantenerse al margen de los cuerpos de aprobación y de la industria. Pero en China, los científicos que desarrollaron el arroz transgénico son un grupo tan pequeño que aquellas personas que aprueban las becas de investigación, o los que aprueban productos en las juntas de bioseguridad, o los investigadores y las empresas son siempre los mismos o están muy relacionados”, explica Sze Pang Cheung.

Estos descubrimientos fueron entregados a la prensa. La red de engaños se publicó en Southern Weekend, un periódico de Guangdong. “Después de ese artículo, los científicos y expertos en arroz transgénico recibieron tantas llamadas que apagaron sus teléfonos durante tres meses”, agrega.

Isabelle Miester, nacida de Suiza, era una experimentada activista cuando se sumó al equipo chino en 2005. “Es más fácil atacar a una corporación por sus métodos sucios o sus productos”, explica. “¿Pero qué se hace cuando los malos son científicos de instituciones públicas o integrantes de juntas del gobierno? Los científicos deberían ser neutrales. No deberían ser a los que tenemos que atacar, así que esto fue todo un shock para mí”.

Isabelle decidió usar un método de campaña con características chinas: China es un país donde el dinero habla, el patriotismo es muy importante y la gente se toma la comida en serio. Así que la campaña se enfocó en el hecho de que el arroz transgénico era una amenaza para la soberanía gastronómica. Un grupo de empresas multinacionales – y no los agricultores chinos – desean hacer fortunas con la comercialización de arroz transgénico.

Para finales de 2009 parecía inevitable que la mayoría del arroz producido en China fuese transgénico. Tiempo después de haberlo hecho, el gobierno anunció que había aprobado dos variedades de arroz transgénico a pesar de no tener certificados de bioseguridad en su momento.

Los políticos chinos comenzaron a tener dudas sobre la modificación genética, seguidos por varias celebridades chinas, incluida la hija de Mao Tse Tung, y el padre del arroz híbrido de China, Yuan Longping. Varios académicos chinos firmaron un petitorio en contra del arroz transgénico y lo enviaron al parlamento.

“La presión sobre el ministerio de agricultura fue tan fuerte que tuvo que anunciar que no se aprobó ninguna variedad de arroz transgénico y que éste seguía siento ilegal”, explica Isabelle.

El momento era perfecto para una campaña a gran escala en contra del arroz transgénico. El equipo expuso al gigante estadounidense Walmart por vender arroz transgénico en China y le inició acciones legales. El equipo también repartió guías de compra a medio millón de consumidores chinos a través de internet y los teléfonos celulares. El público chino se sumó a la campaña, llamando a las empresas exigiéndoles que dejaran de vender arroz transgénico.

La activista de Greenpeace Lorena Luo nunca olvidará a una lectora tan devota que se ofreció a comparar todas las marcas en su supermercado local usando la guía de Greenpeace. La mujer, después, se ocupó de llamar a todas las marcas de la lista roja y les dijo que como consumidora deseaba que dejaran de vender arroz transgénico. Demostró una perseverancia que estuvo a la altura de muchos activistas.

El arroz transgénico pasó a las primeras planas; la televisión, las revistas, los diarios y las páginas de Internet se sumaron al debate. Isabelle se pidió a su equipo que contactaran a las empresas para que asumieran el compromiso público de dejar de fabricar arroz transgénico. Dos grandes corporaciones, Cofco y Yhai Kerry aceptaron y varios supermercados se comprometieron a no usar ingredientes transgénicos en sus propias marcas y a vender sólo frutas, verduras y granos frescos.

Y entonces, en septiembre de 2011, llegó la gran noticia que todos esperábamos. La mayor revista económica de China, el Economic Observer, citó una fuente cercana al ministerio de agricultura que decía que China había suspendido la venta de arroz transgénico.

Si bien la lucha todavía no se terminó – todavía es necesario que el gobierno chino revalúe sus inversiones en productos transgénicos y se enfoque en la agricultura sustentable – no cabe duda de que la campaña que llevó siete años de trabajo duro fue todo un éxito.

Publicado por Franco Meconi

6 Comentarios

Gran victoria en Alaska: la Corte respalda la protección para leones marinos en peligro de extinción

lobos-marinos-de-steller

Por décadas estuvo claro que los niveles no sustentables de pesca afectaron no sólo a la población de peces, sino también a las especies que se alimentan de ellos. Por ejemplo, en Alaska, la pesca industrial ha eliminado gran parte de los peces que comen los leones marinos de Steller y lobos marinos.

El Servicio Nacional de Pesquería Marina (SNPM) confirmó esto recientemente a través de un extenso análisis con la mejor ciencia disponible conocida como “Opinión biológica”. SNPM descubrió que eran necesarias medidas de preservación y cerró a la pesca de arrastre algunas de las aguas alrededor de las islas Aleutianas.

La industria pesquera y sus amigos en el gobierno de Alaska rápidamente atacaron a la SNPM, arremetieron contra sus científicos en los medios e incluso ante el Congreso. Greenpeace, Oceana y Earthjustice intervinieron a favor de la SNPM, apoyando la ciencia y estableciendo que las clausuras eran necesarias, aunque probablemente no fueran suficientes. Las cortes estuvieron de nuestra parte, defendiendo la ciencia y las nuevas medidas proteccionistas de la SNPM.

Hemos recorrido un largo camino desde la última vez que estuvimos en una sala de tribunal para proteger a leones marinos de Steller de la pesca no sustentable. Después de que demandamos a la SNPM en 1998 por no haber impedido a las pesqueras que extrajeran muchísimo alimento para leones marinos, los tribunales nos dieron la razón. Más de una década después, es bueno ser capaz de apoyar los esfuerzos de la entidad.

Por supuesto, todavía hay un largo trecho por recorrer. Las medidas adoptadas para evitar la extinción de leones marinos de Steller parece haber detenido su extinción en la mayoría de lugares, pero algunas partes de su hábitat todavía están en muy mal estado.

Tal vez lo que es peor, el SNPM parece haber aprendido muy poco de la experiencia con lobos marinos. Hace diez años, salvar a estos lobos requirió una demanda, una lista de especies en Peligro de Extinción y una medida para obligar a la agencia a protegerlos. Mientras tanto, no se hace nada para detener el continuo descenso de la población de estos animales, que está claramente relacionada con la sobrepesca de aquellos peces que constituyen su alimento.

La batalla continúa.

Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

¡Hasta la próxima misión!

El Barco Esperanza terminó su misión en el Pacífico Sur. Felipe Vallejo nos cuenta qué fue lo mejor de estos meses a bordo y nos deja algunas imágenes que resumen la vida en altamar:


Viajar en barco es una experiencia increíble, y más cuando estos viajes tienen una misión con la que te identificas y visitas lugares que siempre has soñado. Es lo que me pasa siempre que me embarco con Greenpeace, y esta expedición defendiendo el Pacífico 2011 no ha sido una excepción.


Estar varios meses lejos de tu tierra y de tu gente siempre es difícil y uno extraña todo: la novia, la familia, los amigos, la comida, la cama y el baño propios…¡TODO! Pero a la vez sientes que lo que sacrificas vale la pena porque puedes vivir “otra vida” dentro de los barcos; conoces gente muy interesante de la que aprendes mucho, haces amigos que te van a durar toda la vida, conoces lugares que antes sólo habías imaginado mientras veías un mapa, y lo más importante de todo, haces algo real y tangible para luchar por ideas y principios que tienes dentro de ti y en los cuales crees con convicción.

En esta expedición al Pacífico Sur hemos aprendido más acerca de lo que pasa con el atún y con todas las especies que caen como pesca incidental y que se convierten en víctimas de prácticas no sustentables que usa la industria pesquera en todo el mundo. También hemos podido ver lo que sucede cuando los países deciden proteger zonas del océano, y hemos sido testigos de cómo la vida y la diversidad marinas abundan en estas áreas marinas protegidas.

Durante algunos meses pudimos ver una gran cantidad de barcos pesqueros y todos ellos eran de países lejanos. Esa es otra de las grandes injusticias de esta historia: más del 80% de la pesca en esta zona del Pacífico no es aprovechada por los países que la conforman sino por grandes industrias extranjeras que, al haber terminado con los peces cerca de sus costas, ahora viajan miles de kilómetros para pescar donde todavía queda algo y, sin haber aprendido nada, hacen lo mismo que ya hicieron en otros mares. Hemos intentado impedir que sigan haciendo esto, hemos liberado peces que cayeron como “pesca incidental” en las líneas de barcos pesqueros, hemos controlado que se cumpla la prohibición de pescar con DAP (Dispositivos Agregdores de Peces) en ciertas zonas o los hemos sacado del agua, hemos encontrado y reportado varios casos de pesca pirata, pero principalmente, hemos tratado de enviar el mensaje al mundo de lo que está sucediendo aquí todos los días del año y desde nuestras oficinas en varios países seguiremos peleando para que los países involucrados tomen medidas que salven al atún.

La vida en el Esperanza no es la de un crucero de turismo: es un barco de trabajo y por lo tanto uno siempre está haciendo su labor, ayudando a alguien, limpiando (o ensuciando) algo, moviéndose de un lado a otro.

Siempre he querido poder contar o describir lo que hacen mis compañeros de viaje en sus actividades diarias mientras están lejos de sus casas y de sus familias, poder transmitir lo que sentimos al estar varios meses en el mar, y aunque escribir no es mi fuerte, este blog me ha servido para intentarlo.

Desde Greenpeace trasmitimos la necesidad de crear una red de reservas marinas en todos los océanos, incluyendo aguas internacionales, en las que no sea permitido utilizar ciertas técnicas de pesca que están llevando a la extinción a muchas especies de millones de años que significan un importante porcentaje de las economías y la nutrición de todos los países del Pacífico Sur.

Ahora que este viaje terminó quisiera agradecerles por haber seguido estos relatos y espero que les ayuden a tener una idea de cómo es la vida en uno de nuestros barcos y que sepan que es gracias a su apoyo que podemos navegar y proteger los océanos de todo el mundo. Les dejo unas fotos para que conozcan a algunos de los tripulantes y vean lo que vivimos en estos meses en altamar.


¡Que las disfruten!

Una vez más, muchas gracias por apoyarnos y seguir nuestras aventuras. ¡Hasta el próximo viaje!

Felipe.


Publicado por Felipe Vallejo

6 Comentarios

Greenpeace participó del Iº Congreso Latinoamericano de Biodiversidad

Greenpeace participó en un simposio del Iº Congreso Latinoamericano (IV Argentino) de Conservación de la Biodiversidad 2010, realizado a fines de noviembre en San Miguel de Tucumán.

El mismo se llamó “BIODIVERSIDAD Y SOCIEDAD CIVIL: UNA VINCULACIÓN QUE CRECE”  y sus oradores fueron:

Greenpeace Argentina: “Campañas públicas para la conservación de la biodiversidad. El caso de la campaña de bosques.” Disertante: Hernán GIARDINI

Fundación Nativa (Bolivia): “Visión transfronteriza para la conservación de la biodiversidad”. Disertante: Freddy CHÁVEZ

Fundación ProYungas: “Los paisajes productivos protegidos: una alternativa de conciliación entre desarrollo sustentable y conservación de la biodiversidad”. Disertante: Teresita LOMÁSCOLO

Aquí abajo una nota del diario La Gaceta que cuenta sobre el mismo.

CONGRESO DE BIODIVERSIDAD | JORNADA FINAL
Tres ONG convocan a entablar el diálogo ambiental

“El compromiso social ha aumentado significativamente en los últimos diez años”, manifiesta Hernán Giardini, de Greenpeace.

Cuarenta palabras resumen un simposio de la última jornada del I Congreso Latinoamericano (IV Argentino) de Conservación de la Biodiversidad. Ordenadas alfabéticamente componen esta interesante sucesión: alianza, ambientalista, apoyo, bosque, capitalismo, ciudadano, compromiso, comunidad, concientización, conflicto, confrontación, consenso, conservación, contaminación, diálogo, difusión, discusión, empresa, equilibrio, ética, estrategia, futuro, gobierno, hábitat, honestidad, información, ley, límite, lucha, motivación, movilización, oportunidad, pasado, plan, presión, reacción, rentabilidad, reserva, responsabilidad y solución.

No es casual que la enumeración comience por “alianza”. Es lo que pide el boliviano Freddy Chávez, representante de la Fundación Nativa, que, junto a otras ONG de su país, Paraguay y Argentina, propone nada más ni nada menos que la Organización de las Naciones Unidas declare “Reserva de la biósfera” a la zona de influencia final del Río Pilcomayo. “La biodiversidad no está circunscrita a límites políticos y los países tampoco se organizan en función de los accidentes de la biodiversidad. Los ecosistemas no terminan donde termina Argentina y comienza Bolivia, y, por ende, requieren estrategias de conservación que adviertan esa circunstancia”, reflexiona Chávez.

Ponerse de acuerdo entre quienes piensan distinto -y defienden intereses supuestamente opuestos- pero están unidos por los mismos desafíos ambientales. La tucumana Teresita Lomáscolo, miembro de la Fundación Proyungas, propone desactivar los conflictos a partir del diálogo. Según su opinión, ningún plan de conservación puede prescindir de los actores del sector privado, que, ¡atención!, tienen en sus manos el 93% del territorio nacional (sólo 2,5 millones de hectáreas están comprendidas en algún supuesto de área protegida). “La empresa puede conservar el ambiente sin resignar su rentabilidad. Pero hay que mostrarle cómo”, explica la bióloga.

A veces el primer síntoma de esa apertura es una confrontación abierta. Sí, una campaña de concientización de alto impacto mediático del estilo de las que perfecciona Greenpeace y que Hernán Giardini, coordinador de la campaña de biodiversidad de esa ONG, presenta como puntas de lanza para acciones más profundas. “Nosotros llamamos la atención del ciudadano para una causa concreta y buscamos que se produzcan los cambios: la norma, la reserva, la interrupción de la contaminación. Pero esa conciencia ambiental queda despierta y puede exigir más por sus propios medios”, observa con optimismo.


Imponer o convencer

Las experiencias y propuestas de Chávez, Lomáscolo y Giardini llenan de contenido el simposio “Biodiversidad y sociedad civil: una vinculación que crece”. La cuestión interesa especialmente a estudiantes y jóvenes investigadores, que, al final de las exposiciones individuales, plantean valiosas preguntas (a veces lo más rico de una mesa panel no está en la disertación preparada, sino en el intercambio espontáneo entre los oradores y su público).

A un entrerriano le interesa la palabra “compromiso”. Interroga si es cierto que la comunidad está tan interesada como parece en los problemas ambientales. Giardini responde: “por diferentes razones, la participación de la población en este tipo de asuntos ha crecido significativamente en los últimos diez años. Greenpeace pasó de 30.000 a 80.000 socios. Si bien es cierto que la tecnología ayuda, porque a veces sólo hace falta un clic en una página web, ya nadie duda de que a la gente sí le importan los recursos naturales”.

Otro miembro de la audiencia inquiere sobre las posibilidades reales de un proyecto tan vasto y complejo como la Reserva de la biósfera del Río Pilcomayo (aquella zona conforma uno de los sistemas ecológicos de mayor diversidad biológica y cultural de América del Sur). Chávez admite el tamaño del reto y dispara: “no hay ningún antecedente de reservas trinacionales, pero nosotros confiamos en que los gobiernos pueden compatibilizar sus marcos legales si la ciudadanía demanda ese tipo de decisión… esta eventual reserva exige, en última instancia, elaborar una visión de desarrollo transfronterizo común y auténticamente fundado en criterios ambientales”.

Una asistente invoca el vocablo “ley” y se pregunta -y pregunta a los expositores- hasta qué punto hay que buscar la conservación por la vía del diálogo si lo que corresponde es cumplir con los niveles de protección previstos en el ordenamiento jurídico vigente. Lomáscolo, que ya se había pronunciado en favor de quitar las etiquetas que impiden entablar una conversación constructiva, ensaya un pequeño discurso a propósito del planteo: “tenemos diferentes intereses en función de nuestras convicciones ideológicas, políticas, religiosas y económicas. Pero esa realidad no es razón suficiente para cortar el intercambio. Históricamente nos ha hecho mal no hablar sobre nuestros problemas… las decisiones ambientales no pueden prescindir de los empresarios y, de a poco, ellos ven la conveniencia de abrirse a la conservación. No podemos no aprovechar esa oportunidad inicial”.

Cualesquiera sean los cambios ambientales posibles, no cabe duda de que estos sobrevendrán a partir de la proactividad de la sociedad civil, de acuerdo con los pronósticos coincidentes de Chávez, Lomáscolo y Giardini. Y de una sociedad civil que se mueve, donde los científicos dejan el laboratorio y aprenden de política; los ejecutivos advierten los efectos positivos de implicarse en proyectos de conservación, y los ciudadanos reclaman medidas ambientales a sus gobiernos. Ningún actor puede faltar en la solución, la última de las 40 palabras enunciadas lúdicamente al comienzo de esta nota.

http://www.lagaceta.com.ar/nota/410205/Informaci%C3%B3n_General/Tres-ONG-convocan-entablar-dialogo-ambiental.html

Publicado por Hernan Giardini

6 Comentarios

Activistas de Greenpeace en Indonesia pidieron al gobierno de EE.UU que aumente la financiación para luchar contra la deforestación

Activistas de Greenpeace Indonesia se manifestaron hoy en Yakarta, tras la conferencia de prensa que ofrecieron los presidentes Barack Obama y Susilo Bambang Yudhoyono, en donde declararon públicamente que EE.UU. sólo ofrecerá fondos limitados para proteger las selvas y turberas del país. Desplegando una bandera con la siguiente leyenda: “Obama: Reduce las Emisiones, No Los Bosques”, la organización desafió al gobierno de Estados Unidos a aumentar drásticamente el apoyo financiero que le otorga a Indonesia para combatir la deforestación, reducir sus emisiones de carbono y de esta forma aplacar el efecto invernadero de manera considerable.

El desafío surgió luego de que EE.UU e Indonesia firmaran un Acuerdo Integral, que establece que EE.UU donará $7 millones de dólares para la creación de un Centro de Cambio Climático e inicialmente destinará $ 10 millones de dólares para proyectos designados a proteger las turberas. El convenio también incluye $ 119 millones para la asociación SOLUSI (ciencia, océanos, uso del suelo y sociedad e innovación), que incluye varias iniciativas ambientales como una segunda Ley de para la Conservación de Bosques Tropicales, la Silvicultura y el Cambio Climático.

“Aunque le damos la bienvenida a la mayor cooperación que habrá entre los EE.UU. e Indonesia para encarar a la deforestación, estos fondos no son suficientes para enfrentar el impacto que produce la deforestación en Indonesia. Además, de aumentar el suministro de fondos, los EE.UU. deben asegurar que el dinero sea gastado sabiamente, dando prioridad a la protección de los bosques naturales, turberas y el bienestar de las comunidades que dependen de ellos “, dijo Rolf Skar, integrante de la campaña de Bosques de Greenpeace Estados Unidos.

“Por otra parte, además de trabajar a nivel internacional, los EE.UU. debe poner su propia casa en orden y reducir sus propias emisiones de carbono“, continuó Skar.

En las próximas negociaciones de la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (que se realizará a fines de mes en Cancún), Indonesia tiene previsto anunciar los detalles del acuerdo que está negociando con Noruega. El país nórdico prometió pagarle a Indonesia $ 1 billón de dólares que se usarán como fondos para la protección de los bosques y turberas. Resulta central para este convenio que se logre un acuerdo sobre el cumplimiento de una moratoria de dos años sobre las nuevas concesiones para explotar comercialmente bosques y turberas, que por el momento tienen una fecha de explotación a partir del 01/01/2011.

“Para ser eficaz, la moratoria de dos años debe incluir los millones de hectáreas de bosques que ya están planificados para ser explotados comercialmente por la industrial del aceite de palma y las empresas de papel. Además, también la plena protección debe regir para las turberas porque son una fuente ricas en carbono”, dijo Bustar Maitar, integrante de la campaña de Bosques de Greenpeace del Sudeste de Asia. “Como resultado, las empresas tendrían que aumentar significativamente su productividad. Por otra parte solo se emplearían las tierras que ya han sido deforestadas. Ésto sería bueno para la economía de Indonesia, su gente y el medio ambiente.”

Millones de hectáreas de selvas tropicales y turberas de Indonesia ricas en carbono ya fueron destruidas desde que el presidente Obama vivió en Indonesia cuando era niño. Esto fue así por la expansión industrial del aceite de palma y las empresas de papel. Y trajo consecuencias gravísimas al planeta: actualmente Indonesia es el tercer emisor de gases invernaderos, luego de EE.UU y China.


Publicado por Sol Silber

0 Comentarios

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: