23 años después, Shell no aprendió nada del desastre de Exxon Valdez

marzo 26, 2012 | Categoría: Biodiversidad, Oceanos

Por Dan Howells.

Hace 23 años, el Exxon Valdez encalló en el arrecife Bligh en Prince William Sound, Alaska. El petrolero derramó once millones de galones de petróleo en el agua, contaminando 1.500 millas de la costa de Alaska, matando cientos de miles de aves marinas, nutrias, focas y ballenas, y devastando la vida de las comunidades locales.

Aunque Exxon declaró dos años que después el derrame ya estaba “limpiado”, la realidad es que dos décadas después decenas de miles de galones de petróleo crudo siguen contaminando las playas y la vida silvestre de la zona. Los habitantes de Alaska siguen sufriendo los efectos reales del derrame. La cisterna rota dejó de verter aceite a los pocos días del incidente, pero el impacto perdura hasta hoy y no hay una clara recuperación a la vista.

El desastre de Exxon Valdez fue el peor de la historia hasta que volvió a suceder. En abril de 2010 la plataforma Deepwater Horizon explotó y se hundió, matando a once personas y escupiendo casi cinco millones de barriles de petróleo en el Golfo de México.

El aceite se esparció durante 86 días hasta que el pozo se tapó. Cinco meses después del estallido el Gobierno Federal declaró finalmente el pozo muerto. El ecosistema del Golfo de México, su fauna y las comunidades costeras resentirán el impacto de este lamentable incidente durante décadas, o quizá siglos.

Este año, dos equipos viejos y oxidados que trabajan para el gigante petrolero Shell se dirigen a Alaska para perforar los primeros pozos en las cristalinas aguas del Ártico. Es evidente que la compañía piensa que desastres como el del Exxon Valdez y la Deepwater Horizon no pueden volver a ocurrir. Los hechos dicen lo contrario. Sólo el año pasado Shell admitió haber causado 207 derrames significativos en sitios como Nigeria y el Mar del Norte de Gran Bretaña. Un derrame de ese estilo podría causar un verdadero desastre ambiental si ocurriera en el Ártico.

Beaufort y Chukchi son sitios remotos de Alaska, con muy poca o ninguna infraestructura (carreteras, pistas de aterrizaje, puertos) que puedan dar respuesta a un eventual derrame de petróleo. A pesar de su esfuerzo para mejorar su presencia, la Guardia Costera todavía no tienen la capacidad para hacer frente a un derrame importante. Incluso el jefe de la Guardia Costera de los EE.UU. ha admitido públicamente que su agencia tiene pocas posibilidades de remediar un derrame en el Ártico. Pero así fuerea posible controlar un derrame de petróleo en esta zona áspera y congelada, lo cierto es que Shell y la industria del petróleo carecen de la tecnología y el know-how para eliminar el aceite del medio ambiente marino del Ártico. En pocas palabras: si se produce un derrame en gran escala, Shell no puede limpiarlo.

De hecho, el plan que Shell ha presentado para un potencial derrame incluye el uso de cosas tales como palas y escobas. Sería gracioso si no hubiera tanto en juego.

Todo lo que le importa a Shell son sus logros corporativos. Los osos polares y la belleza natural virgen son sólo obstáculos para la obtención de beneficios cada vez mayores. Greenpeace planea oponerse a Shell en cada paso del camino. Pero convertirnos en la piedra del zapato de Shell requerirá a millones de nosotros.
Más de 300 mil personas en todo el mundo ya se han expresado en contra de Shell. Por favor, tomate un minuto en el aniversario del derrame de Exxon Valdez para sumar tu voz a la creciente lista de personas que no quieren quedarse quietas mientras uno de los últimos sitios vírgenes del planeta es destruido.

Ayudanos a salvar el Ártico. Exigile a Shell que termine con sus planes para destruir el Ártico. Hacé click aquí.

Publicado por Cecilia Alemano

4 Comentarios

23 años después, Shell no aprendió nada del desastre de Exxon Valdez dijo, marzo 26, 2012 @ 3:40 pm

[...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos 23 años después, Shell no aprendió nada del desastre de Exxon Valdez http://www.greenpeace.org.ar/blog/23-anos-despues-shell-no-apren…  por HernanArg hace [...]

Greenpeace Argentina » Blog Archive » Obama da luz verde a Shell en el Ártico dijo, marzo 29, 2012 @ 3:01 pm

[...] y los políticos se daban la mano con entusiasmo, no pude evitar pensar en la explosión del Exxon Valdez, derramando su oscura carga tóxica en el agua prístina del Ártico en 1989. Mientras que Alaska [...]

Carolina dijo, junio 3, 2012 @ 3:40 pm

No se olviden del derrame de petróleo ocurrido en el Río de la Plata el 15 de enero de 1999 frente a las costas de Magdalena, Pcia. de Buenos Aires, por el choque de un barco que transportaba petroleo propiedad de Shell y otro buque.
Les dejo este link para interiorizarse del caso http://www.petroleomagdalena.com/2009-07-10/descripcion-del-caso-hechos/
Allí realizaron una supuesta “limpieza” con palas, baldes y escobas y utilizando como mano de obra a gente del lugar (inexpertos en el tema y menores en muchos casos).

Jada y Sequoia dijo, mayo 21, 2013 @ 5:49 pm

Esperamos que Greenpeace deje de usar del Arctic para los planes de Shell.

Dejar un comentario

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: