Infobae: “Intentaron silenciar una protesta justa”, dice el activista Hernán Pérez Orsi a un año de ser liberado en Rusia


Detenido en septiembre de 2013 junto a Camila Speziale y 28 compañeros en Murmansk, Rusia, por evitar un derrame de petróleo, el activista argentino Hernán Pérez Orsi hoy reivindica la defensa del medio ambiente, sea para proteger el Ártico o los bosques del noroeste de nuestro país. "La lucha es la misma", asegura. La compartimos con ustedes:



La nota publicada en en la edición dominical de Infobae.com

El ecologista argentino, que permaneció dos meses en prisión por participar de una protesta contra una instalación petrolera en el Ártico, relató para Infobae su experiencia en tierra rusa y llamó a seguir resistiendo contra la depredación del medio ambiente

Por: Hernán Pérez Orsi

Hace un año un grupo de treinta personas de diecinueve países enfrentamos en Rusia un proceso legal por cargos de piratería. Con acusaciones infundadas, sin evidencia alguna y con un sistema judicial cooptado por el poder político, se intentaba silenciar una protesta justa, legítima y pacífica.

En aguas internacionales, intentamos frenar la expansión de la frontera petrolera en el círculo polar Ártico, por parte de una de las empresas con el peor historial medio ambiental. El ya jaqueado clima mundial no puede soportar la carga que significaría quedarse sin su “Aire Acondicionado”, como llamamos a esta región que cumple un papel fundamental en la regulación de la temperatura del planeta.

Fue la necesidad de dar a conocer a la sociedad lo importante de la preservación del Ártico para su subsistencia lo que movió mi voluntad y la de mis 29 compañeros.

Hoy en nuestro país, además de la petrolera, hay otra frontera destructiva que crece: la sojera, cuya expansión está arrasando con los bosques nativos del norte argentino, un irrecuperable patrimonio natural. Grandes latifundistas, en complicidad con autoridades gubernamentales nada comprometidas con el mandato social del pueblo que los eligió, hacen trizas la Ley de Bosques, sancionada en 2007 y que juraron cumplir.

Con sus topadoras, arrasan con los derechos de quienes habitan este suelo, al que lo hacen con el frágil ecosistema del que no sólo dependen innumerables especies de flora y fauna, sino también un pueblo que sufre y ahoga en lágrimas el dolor de ver la destrucción a la que se somete su tierra ancestral.

Es la misma historia que se repite en muchas y diversas comunidades de la Argentina: terratenientes ávidos de la renta extraordinaria que ofrece el monocultivo, gobiernos cómplices con una idea de progreso del siglo XIX y un irrespeto por la ley propio de forajidos. La comunidad Wichí, aunada con la tierra, sufre estos avatares y es pasto que rumian terratenientes, políticos y oportunistas.

Hace un año en Rusia, sufrimos la sublimación de la criminalización de la protesta. Hoy son otros, como los hermanos Tejada, que resisten contra aquellos que desean saciar su sed por el petróleo y la soja, en su tierra ancestral formoseña y pagan con cárcel su voluntad de no ser parte de ese saqueo.

Cuando tuve la oportunidad de agradecer a Adolfo Peréz Esquivel su intervención y la de otros diez premios Nobel por la Paz en pos de nuestra liberación, me dijo algo que cada vez cobra mayor singnificado en mí: “La lucha es una sola”. Defendámosla.


Publicado por Cecilia Alemano

1 Comentario

Naomi Klein sobre la ruptura de LEGO con Shell: “Cómo hacer que los contaminadores paguen de verdad”


La periodista e investigadora canadiense Naomi Klein, autora de "No logo", "La doctrina del shock " y "Esto cambia todo: el capitalismo vs el clima", escribió un artículo para el diario inglés The Guardian donde destaca el divorcio entre la fabricante de juguetes LEGO y la petrolera Shell -tras una intensa campaña de Greenpeace- y señala la importancia de minar cada vez más la licencia social de las compañías basadas en los combustibles fósiles para que absorban los costos de la contaminación y su actividad sea por fin vista públicamente como lo que es: moralmente ilegítima. Compartimos con ustedes esta nota titulada “Cambio climático: cómo hacer que los grandes contaminadores realmente paguen":



Fotografía: Jiri Rezac /Greenpeace / PA

Cuando se supo, a través de un llamado telefónico, que la Universidad de Glasgow votó a favor de desinvertir su fondo de 128 millones de libras en las empresas de combustibles fósiles, , yo me encontraba en una habitación llena de activistas por el cambio climático en Oxford. Todos se pusieron a celebrar inmediatamente. Había un montón de abrazos y algunas lágrimas. Esta era grande – la primera universidad en Europa en tomar una medida como ésta.

Al día siguiente hubo más celebraciones en los círculos climáticos: la fabricante de juguetes LEGO anunció que no renovaría su contrato comercial con la petrolera Shell, un acuerdo de co-branding de muchas décadas que enseñó a niños de distintas generaciones cargar los tanques de sus vehículos de plástico en estaciones Shell. “Shell está contaminando la imaginación de nuestros niños”, decía un video de Greenpeace que enseguida se convirtió en viral, atrayendo más de 6 millones de vistas Entre tanto la presión aumentaba sobre la Tate Gallery en Londres para que terminara su relación con la British Petroleum.

¿Qué está ocurriendo? ¿Las compañías de combustibles fósiles – tóxicas para nuestro ambiente- se están volviendo tóxicas también en las relaciones públicas? Así parece. Estas empresas tienen en sus reservas mucho más carbono de lo que la atmósfera puede absorber de forma segura. Por eso la alcaldía de Oxford votó por desprenderse de ellas, y así lo hizo también la Asociación Médica Británica.

A nivel internacional, hay cientos de campañas de desinversión en combustibles fósiles activas en la universidad, muchas de ellas dirigidas a los gobiernos locales de la ciudad; las fundaciones sin fines de lucro y las organizaciones religiosas. Las victorias son cada vez más grandes.

En mayo, por ejemplo, la Universidad de Stanford de California anunció que se desprendería de su dotación de carbón de 18.7 billones de dólares. Y en vísperas de la cumbre del clima de la ONU en septiembre en Nueva York, una parte de la familia Rockefeller – un nombre sinónimo de petróleo – anunció que se despojaría de sus posesiones de combustibles fósiles y que expandería la inversión en energías renovables.

Algunos se muestran escépticos. Señalan que nada de esto va a lastimar a las compañías petroleras o de carbón – otros inversores se apoderarán de sus existencias y la mayoría de nosotros seguiremos comprando sus productos. Nuestras economías, después de todo, siguen siendo adictas a los combustibles fósiles y las opciones renovables y asequibles a menudo están fuera del alcance. ¿Entonces estas batallas sobre las inversiones en combustibles fósiles y patrocinios son sólo una farsa? ¿Una manera de limpiar nuestras conciencias, pero no el ambiente?

La crítica pasa por alto el profundo poder y potencial de estas campañas. En el fondo, todos están apuntando a la legitimidad moral de las compañías de combustibles fósiles y pore ende de los beneficios que se derivan de ellas. Este movimiento está diciendo que no es ético asociarse con una industria cuyo modelo de negocio se basa en desestabilizar a sabiendas los ecosistemas más vitales del planeta.

Cada vez que una nueva institución o marca decide cortar lazos, cada vez que el argumento de la desinversión se hace público, se refuerza la idea de que los beneficios de los combustibles fósiles son ilegítimos – Que “éstas son ahora las industrias delincuentes“, en palabras del autor Bill McKibben. Y es esta ilegitimidad la que tiene el potencial de romper el punto muerto hacia una acción climática significativa. Porque si esos beneficios son ilegítimos, y esta industria es la villana, estamos un paso más cerca del prinicipio que ha estado penosamente ausente hasta el momento: el que contamina paga.

Tomemos por caso a los Rockefeller. Cuando Valerie Rockefeller Wayne explicó su decisión de venta, dijo que fue precisamente porque la riqueza de su familia se hizo a través del petróleo que estaban “bajo una mayor obligación moral”, de usar esa riqueza para detener el cambio climático.

Esa, en pocas palabras, es la razón de ser de aquello de que “quien contamina paga”. Este principio sostiene que cuando una actividad comercial crea daños a la salud pública y al medio ambiente, los contaminadores deben asumir una parte significativa de los costos de reparación. Pero no puede detenerse en individuos y fundaciones, ni el principio puede ser aplicado sólo voluntariamente.

Tal como analizo en mi libro Esto cambia todo: el capitalismo contra el clima, las compañías de combustibles fósiles vienen prometiendo una transición hacia la energía limpia hace más de una década la BP (British Petroleum) se relanzó como “Beyond Petroleum” (Más allá del petróleo), sólo para seguir retrocediendo en cuanto a energías renovables y duplicar la inversión en los sucios combustibles fósiles. Richard Branson se comprometió a gastar 3 mil millones de dólares de las ganancias de Virgin para encontrar un combustible verde milagroso y para luchar contra el calentamiento global – mientras aumentaba fuertemente su flota aérea. Claramente, los contaminadores no van a pagar esta transición a menos de que los obliguen a hacerlo por ley.

Hasta la década del ´80 había todavía un principio rector de la ley de las decisiones ambientales en América del Norte. Y ese principio no ha desaparecido totalmente – lo que explica que la Exxon y BP se vieran obligadas a solventar la recuperación luego de los desastres de Valdez y Deepwater Horizon.

Pero con la era del fundamentalismo de mercado afianzada en la década de 1990, las sanciones y regulaciones sobre los contaminadores fueron sustituidos por complejos mecanimos de mercado e iniciativas voluntarias diseñadas para minimizar el impacto sobre las corporaciones.

Cuando se trata del cambio climático, el resultado de las llamadas soluciones “win-win” (que buscan el beneficio para ambas partes) resultó en una doble pérdida: las emisiones de efecto invernadero aumentan mientras el soporte para las acciones climáticas disminuye, en buena medida porque las políticas son percibidas –con cierta razón- como un traspaso de los costos hacia los consumidores que deja a las grandes corporaciones contaminantes libres de responsabilidad.

Esta cultura del sacrificio desequilibrado tiene que parar – y los Rockefeller, curiosamente, están mostrando el camino de cómo hacerlo. Gran partes de la credibilidad pública de la Standard Oil, el imperio que John D Rockefeller co-fundara en 1870 evolucionó hacia Exxon Mobil. En 2008 y 2012, Exxon obtuvo cerca de $ 45 mil millones en ganancias, que sigue siendo el mayor beneficio anual jamás registrado en los EE.UU. por una sola compañía.

Los beneficios astronómicos que estas empresas y sus séquitos siguen obteniendo de la excavación y la quema de combustibles fósiles no puede continuar produciendo una hemorragia en las arcas privadas. Deben, en cambio, ayudar al despliegue de las tecnologías e infraestructuras limpias que nos permitirán ir más allá de estas fuentes de energía peligrosas, así como ayudarnos a adaptarnos al cambio climático del que ya estamos presos.

Un impuesto de carbono mínimo – cuyo precio puede ser trasladado al consumidor- no es sustituto para una verdadera política de que “quien contamina paga” – no tras décadas de inacción que han agravado el problema inconmensurablemente (inacción asegurada, en parte, por un movimiento que niega el cambio climático financiado por algunas de estas mismas corporaciones).

Y aquí es donde juegan su papel estas victorias aparentemente simbólicas como las de Glasgow o LEGO. Las ganancias del sector de los combustibles fósiles, que tratan a nuestra atmósfera como un vertedero de de desechos, no sólo deben verse como tóxicas: si aceptamos que esas ganancias son moralmente ilegítimas, también deben ser vistas como enemigas – algo contra lo que el propio público pueda revelarse- con el fin de limpiar el desastre que estas empresas dejaron y aún dejan tras de sí.

Cuando esto ocurra, la sensación generalizada de desesperanza frente a una crisis tan vasta y costosa como el cambio climático, finalmente comenzará a desvanecerse.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

El impacto de la campaña de Greenpeace para romper el acuerdo entre Shell y LEGO promete extenderse a todo el mercado corporativo

Hace una semana logramos un hito histórico en la lucha por la protección del Ártico. Luego de tres meses de campaña pública, LEGO rompió su acuerdo con Shell. La juguetera fue, finalmente, inteligente y abandonó esta relación tóxica. Compartimos un artículo de la publicación PR Week, demostrando que el impacto de nuestra campaña va más allá de este acuerdo y promete extenderse en todo el mercado corporativo. Mientras los defensores del Ártico somos cada día más, Shell perdió un aliado estratégico que lo ayudaba a lavar su imagen y ocultar sus planes en el Ártico:

Fuente: prweek.com

¿Cuándo una alianza entre marcas se convierte en una relación tóxica?

El éxito de Greenpeace en forzar a LEGO a dejar de fabricar juguetes con el logo de Shell demuestra que las compañías deben ser inteligentes con la sensibilidad del público cuando ingresan en alianzas estratégicas a largo plazo.

En los años 60′ los automóviles parecían una fuerza liberadora para la generación de los baby boomers, por lo que las compañías petroleras gozaban de una mejor reputación. Fue entonces que LEGO comenzó a utilizar el logo de Shell en sus juguetes, tales como buques petroleros, que aún se venden en algunas estaciones de servicio.

En sólo tres meses ese acuerdo de más de 50 años llegó a su fin, luego de una agresiva campaña de Greenpeace que fue tras la compañía juguetera resaltando los pecaminosos planes de Shell para buscar petróleo en el Ártico.

Un millón de personas ya habían firmado la petición del grupo ambientalista pidiéndole a LEGO que suspenda su acuerdo con Shell, cuando repentinamente, la semana pasada, LEGO prometió que no renovaría su contrato con la petrolera.

Una frase en particular del anuncio público de la juguetera dio una impresión de lo que pasó por la cabeza de los ejecutivos de la compañía: “Nosotros no estamos de acuerdo con las tácticas utilizadas por Greenpeace, que pueden haber creado malentendidos entre nuestros accionistas sobre el modo en el que operamos; por eso queremos asegurar que nuestra atención no sea desviada de nuestro compromiso en desarrollar experiencias de juego creativas e inspiradoras”.

Esto podría interpretarse como una admisión codificada de que la campaña de Greenpeace estaba comenzando a modificar las percepciones sobre su marca y distrayendo la atención del objetivo principal de vender juguetes populares, especialmente durante el período navideño.

Matt Rantell, jefe de estrategia de Forever Beta, una firma de comunicaciones con experiencia en crear alianzas de marcas, consideró lo siguiente: “Para LEGO, había una relación de 50 años por detrás, por lo que nunca sería fácil tomar una decisión como ésta… Sin embargo, luego de analizar los beneficios y las contrariedades de la relación, claramente alcanzó un punto de inflexión”.

Este episodio sirve como moraleja sobre la vulnerabilidad de las marcas a “infectarse” por las percepciones públicas sobre sus aliados comerciales. “¿Qué estaba pensando LEGO?”, se pregunta Max du Bois, director ejecutivo de la consultora Spencer du Bois. “Pocas marcas son tan torpes para asociarse con un fabricante de armas, industrias extractivas o similares, porque la amenaza tóxica de sus actividades sobrepasa claramente, y con creces, los beneficios de cualquier posible alianza. Los esqueletos que Shell guarda en el armario no puede haber pasado inadvertido para LEGO, pero el asociarse con una marca tan querida e intachable para la inocencia de los niños, fue una muy inteligente jugada de Shell”.

Rantell sostiene que se requiere una vigilancia constante por parte de las dos partes de una alianza comercial y que, lógicamente, más aún por parte de la parte “benigna”. “Las alianzas comerciales pueden convertirse en tóxicas a lo largo del tiempo, particularmente cuando la ambición de una de las partes se involucra en áreas que no calzan en la estrategia de la otra”, sostiene Rantell. “Es imperativo que las marcas continúen teniendo un norte conjunto y alineado; sin él, un acuerdo nunca funcionará”.

Asimismo Rantell recomienda crear un “tablero métrico del éxito” basado en la percepción pública, de modo de poder monitorear constantemente el éxito de la alianza y permitirle a una marca reconocer cuándo apretar el botón de escape. Y continúa: “En algunos casos, la parte ‘benigna’ puede sufrir, potencialmente con enormes consecuencias. Consideremos la inversión que las compañías realizan en construir una reputación y cultivar amor a su marca. Una gran parte de ese tiempo, dinero y esfuerzo, puede ser simplemente tirado a la basura luego de una pobre alianza o asociación comercial, cuya recuperación puede llevar años”.

Mientras que no es común que las alianzas sean atacadas en forma sostenida, esta semana ocurrió un ejemplo con SeaPark —operador de parques en los Estados Unidos— que está bajo presión para detener los shows que involucran orcas. El diario británico The Independent reportó que la aerolínea Virgin America removió a SeaWorld de su programa de recompensas. A comienzos de este año año, Southwest Airlines finalizó una alianza de más de 26 años con la compañía de atracciones.

En 2012 Greenpeace tuvo éxito en otro ataque a un aliado de Shell, al forzar a la empresa Waitrose a congelar sus planes para abrir tiendas en las estaciones de servicio de la petrolera durante 2013, aunque el supermercado ya ha construido nueve tiendas, además del piloto original de dos.

El supermercado incluso declaró un amor imperecedero por el Ártico en su declaración de rendición a la campaña, lo que implicó una bofetada en la cara de Shell y una señal de que esa compañía ambientalmente-consciente, había regresado a sus regirse por sus valores principales.

Atacar o avergonzar con éxito a una marca para lograr un cambio en su aliada comercial es remarcablemente extraño“, reflexiona du Bois. “El ataque LEGO / Shell fue considerado más prominente por lo novedoso que resultó. La mayoría de las alianzas se realizan con compañías relativamente seguras, cuyas pocas transgresiones son pequeñas, no sistémicas y, fundamentalmente, no crean excitación mediática”.

Por lo tanto, aunque actualmente aún sea extraño, la lección a aprender es que las marcas deben estar al acecho de alteraciones tanto en la percepción como en el impacto de las acciones de sus aliados. Y deben tener el suficiente coraje para romper su relación si cambia el humor.


Publicado por Cecilia Alemano

5 Comentarios

Día Mundial de la Alimentación: “Es hora de abandonar el uso de venenos para producir comida”

por Franco Segesso*

Con el fin de fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre y la desnutrición y concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema de la alimentación, hace 35 años un día como hoy, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) promulgó el Día Mundial de la Alimentación. Aquí, algunas cifras alarmantes sobre la expansión de los cultivos transgénicos y el por qué de la importancia de alimentarse de acuerdo con los tiempos de la naturaleza:

Una madre que amamanta. La naturaleza nos da frutas y verduras cuando nuestros cuerpos los necesitan. La compra de la temporada es mejor. Food Art, por Ida Frosk.

La comida es mucho más que una porción de alimento. Es parte de nuestra cultura, familias, economía, de la ciencia y las religiones. Gracias a su diversidad está presente en todos los ámbitos de nuestra vida.

Sin embargo, con la excusa de combatir el hambre, la industria alimentaria junto con la agroquímica presionan a los gobiernos del mundo para utilizar cultivos transgénicos y pesticidas. Promocionan prácticas costosas con insumos descartables para que todas las temporadas de siembra sean las empresas y no los agricultores los que controlan la oferta. En el mundo, sólo tres empresas tienen el 50% de las semillas patentadas (Monsanto 26%, DuPont-Pioneer 18,2% y Syngenta 9,2%). Este modelo es insostenible; dañan el ambiente, intensifica el cambio climático, destruye las economías locales, concentra las riquezas y no garantiza comida de calidad para toda la población.

En Argentina, el 71.8% del territorio cultivable está ocupado por cultivos transgénicos, los principales son de soja y maíz. Junto con la contaminación de los agroquímicos, otra consecuencia grave ha sido el desplazamiento de pequeños productores -como quinteros, tamberos y apicultores-, con ellos desaparece su producción. Los mayores perdedores somos todos los argentinos. Mientras nuestra dieta pierde variedad y calidad, el acceso a la comida se vuelve más difícil. Estas consecuencias se reflejan en los galopantes índices de obesidad y de precios.

Afortunadamente, la agroecología está tomando protagonismo en el agro argentino, contamos con exitosas experiencias en todas las regiones. Pero todavía hace falta mucho apoyo estatal. Para que la población argentina acceda a alimentos nutritivos y lograr soberanía alimentaria es necesario diversificar geográfica, cultural y tecnológicamente la producción. La diversidad debe estar presente en todos los niveles, tanto en la granja como a nivel regional.

Es hora de abandonar el uso de venenos para producir comida. El motivo es más amplio que una cuestión estrictamente alimentaria. También es para proteger nuestra cultura, nuestra familias y nuestra economía.

* Campaña de Biodiversidad en Greenpeace Argentina.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Italia: diez activistas de Greenpeace ocuparon una plataforma para protestar contra los decretos que favorecen a la industria petrolera


En Sicilia, Italia, una decena de activistas resistieron durante casi un día y medio en una plataforma petrolera para manifestarse contra los decretos del Primer Ministro de ese país que facilitan las perforaciones petrolíferas en altamar, produciendo un severo daño ambiental a la par que se desinvierte en energías limpias:



El Rainbow Warrior III se encuentra actualmente en aguas italianas para la campaña "Non è un Paese per fossili" (No es un país para combustibles fósiles)

Diez activistas protestaron en forma pacífica y resistieron durante casi 36 horas en una plataforma petrolera en altamar, cerca de Siracusa, Sicilia. Llegaron a bordo de nuestro barco Rainbow Warrior y desplegaron una bandera de 120 m2 que mostraba al premier italiano Matteo Renzi prometiendo “Más perforaciones para todos”, acompañado del pedido de miles de italianos: “NO a los combustibles fósiles, SÍ a las energías renovables”.

La acción fue en rechazo al decreto “Desbloquear Italia” que promueve una salvaje desregulación para los equipos de perforación en altamar, lo cual en los hechos se traduce en una facilitación para las perforaciones petrolíferas.

Mientras que Italia debería participar en la conducción de la Unión Europea hacia objetivos más ambiciosos de protección del clima, el gobierno de Renzi quiere dar luz verde a la explotación de las escasas reservas de petróleo, en contraste con cualquier escenario energético razonable y de modo diametralmente opuesto a la explotación de los recursos reales del país, como el mar, el paisaje y la biodiversidad.

Después de casi 36 horas, los activistas abandonaron la plataforma Prezioso. Es el fin de una acción, pero no de la batalla contra los combustibles fósiles.


No estuvieron solos: más de 75 mil italianos firmaron la petición para declararse independientes de los combustibles fósiles y recibieron muchos mensajes de apoyo de todas partes del mundo, especialmente de numerosas localidades de Italia, que luchan para defender su territorio de perforación mar adentro. A la misma hora, en la sala de prensa de la Cámara de Diputados, miembros de Greenpeace participaron en una conferencia conjunta con las ONG WWF y Legambiente para presentar las conclusiones sobre el decreto del gobierno.

En las cumbres internacionales el Presidente del Consejo habla con gran soltura sobre la defensa del clima, mientras que dentro de las fronteras de su país se esfuerza por extraer hasta la última gota de petróleo disponible.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

¡Mirá cómo la gente se sumó al #Iceride en Argentina!

0 Comentarios

Los efectos del carbón como fuente de energía: un récord de polución en Pekín afecta hasta a Lionel Messi antes del amistoso contra Brasil


Por lo general, sólo los habitantes de la ciudad tienen que sufrir la contaminación del aire en Pekín, China. Pero en momentos como éste, cuando se rompen récords de polución, celebridades y estrellas del deporte se ven afectadas también. El futbolista argentino Lionel Messi, próximo a jugar un amistoso contra Brasil, la cantante canadiense Mariah Carey y un conjunto de ciclistas mundialmente reconocidos hoy están experimentando lo que algunos llaman "Airpocalypse" (Apocalipsis del aire):



Messi, entrenando en Pekín. Fuente: www.ecns.cn

Por primera vez este año, la calidad del aire alcanzó “niveles peligrosos”: 215 veces los niveles “seguros” durante más de 50 horas. Se trata del más largo lapso en que los habitantes de Pekín debieron respirar este aire nocivo en 2014. Los padres, niños, estudiantes e incluso el mismo Messi, estuvieron realizando sus actividades diarias en este espeso aire que redujo la visibilidad a 500 metros.

Las imágenes satelitales muestran que una gruesa ola de contaminación proviene de las áreas al sur dela ciudad, incluyendo la parte sur de la provincia de Hebei, donde se concentran las fábricas de hierro y acero y otras industrias pesadas. No es ninguna sorpresa que la neblina sea de origen artificial, pero las condiciones meteorológicas están exacerbando el problema.

La Organización Mundial de la Salud estableció un límite para las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras en 25 microgramos por metro cúbico en un plazo de 24 horas de tiempo. En las últimas 50 horas, ha pasado por encima de 250 microgramos por metro cúbico.

¡Cielo azul ahora!

¡Cielo azul ahora! dice la proyección que realizó un grupo de activistas de Greenpeace en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la Torre del Tambor.

El año pasado Pekín inició un plan de emergencia para la lucha contra la contaminación severa por varios días consecutivos. Pero hasta ahora, las autoridades no lograron poner a la ciudad en alerta roja. La capital elevó su alerta de contaminación de amarillo a naranja, que es el segundo nivel más alto, pero no lo suficiente para asesorar a las personas a permanecer en el interior y apagar los contaminadores.

Así que, esta mañana, los niños están yendo a la escuela por las calles grises, los ancianos practican tai chi en los espacios públicos como si fuera cualquier otro día … y Messi se entrena en el campo de fútbol local … como si fuera cualquier otro día.

Para dar inicio al alerta rojo se necesitaría que circularan la mitad de los automóviles de Pekín, que los alumnos quedaran exentos de asistir a clase y que los empleados tuvieran horarios de trabajo flexibles.

Greenpeace demostró desde hace tiempo los efectos devastadores de una economía alimentada por carbón sucio. Y después de haber anunciado recientemente una guerra contra la contaminación, el gobierno también lo hace. Ahora es el momento de abandonar el carbón y alcanzar nuevos hitos en el camino hacia las energías renovables.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

5 momentos clave en nuestra campaña para que LEGO rompiera su acuerdo comercial con Shell


Hoy recibimos excelentes noticias: luego de una campaña que duró 3 meses, y que contó con el respaldo de mas de 1 millón de personas alrededor del mundo, LEGO anuncio que no renovará el contrato con la compañía destructora del Ártico, Shell:

Éstas son noticias geniales para los fanáticos de LEGO y todos los defensores del Ártico en el mundo. También es un duro golpe para la estrategia de Shell de asociarse con una marca querida por la gente para limpiar su imagen manchada por ser uno de los principales interesados en perforar el Ártico en busca de petróleo.

Pero, ¿Cómo conseguimos esta victoria para el Ártico? Hagamos un repaso de los 5 momentos más importantes de la campaña:

1. El video más viralizado en la historia de Greenpeace:

Una bañera con agua caliente, un personaje del juego Game of Thrones, un oso polar con cara triste, y una versión melancólica de la canción más optimista que jamás hayas escuchado. Con la atención de los medios de comunicación y con casi 6 millones de visitas, el video fue sacado de YouTube por un reclamo de “derechos de autor”, pero se lo volvió a subir luego de 18 horas de reclamo público.

2. Los niños juegan y pintan para reclamar:


Los fanáticos de LEGO más pequeños tomaron, literalmente, el asunto en sus propias manos. Muchísimos niños protestan de manera lúdica por la asociación de su juguete favorito con la petrolera que planifica perforar en este óceano. En Buenos Aires, en Plaza Italia, una nena colorea su dibujo por los osos polares.

3. Las miniaturas de LEGO se manifiestan en todo el mundo:

Desde Hong Kong, hasta París y Buenos Aires, las mini figuras de LEGO llevaron a cabo una pequeña y a la vez fuerte protesta en contra de sus jefes, quienes están asociados con Shell. Muchos recrearon protestas famosas internacionales.

4. Nuestros activistas protestan en los cinco continentes:

Cuatro activistas disfrazados de muñecos LEGO bloquearon una de las estaciones de servicio de la petrolera que está destruyendo el Ártico.

5. Un millón de personas se hacen oír:

Después de tan sólo 3 meses, aproximadamente 1 millón de personas alrededor del mundo enviaron su email a LEGO para pedirle que rompa su contrato con Shell, demostrando la gran fuerza e imparable poder de nuestro movimiento mundial.

Estamos felices de que finalmente LEGO haya decidido hacer lo correcto. Es una victora masiva para el millón de personas en todo el mundo que le reclamó parar de ayudar a Shell con el objeto de parecer una compañía cuidadosa y responsable, en vez de lo que en realidad es: una compañía que intenta explotar el Ártico que se derrite, por más petróleo.

Para poder mantener una actitud respetable frente a las personas que se oponen a la perforación, Shell empezó a rodearse de marcas “decentes” y queridas: museos, galerías de arte, festivales musicales, eventos deportivos. El anuncio de LEGO es un paso importante para golpear esta estrategia de Shell.

Pero ahora que LEGO rompió con Shell es tiempo de que la petrolera “rompa” con el Ártico. La gigante holandesa anunció recientemente sus planes de perforar en Alaska en el año 2015. Mientras tanto el hielo oceánico este año alcanzó uno de sus puntos mas bajos históricos.

El tiempo se acaba para poder salvar al Ártico, y el momento de actuar es ahora.Más de 6 millones de personas en todo el mundo están a favor de la protección del Ártico. Sumate ahora. Hacé click aquí.

Traducción por María Luz Carrizo


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Mientras los políticos discutan el futuro energético de Europa nuestro mensaje es “Oigan a la gente, no a quienes contaminan”


Los días 23 y 24 de octubre los líderes políticos de Europa se reunirán en Bruselas para acordar una política energética para el continente que durará décadas. Virag Kaufer, Coordinador Europeo de Proyectos de Energía en Greenpeace Hungría, te cuenta por qué más que nunca los políticos deben escuchar el reclamo de sus votantes por un camino hacia las energías renovables:



"La dependencia energética comienza aquí", dice el cartel que muestra nuestra activista junto a un gasoducto.


Dentro de algunas semanas, el 23 y 24 de octubre, los líderes políticos de Europa se reunirán en Bruselas para acordar una política energética europea que durará décadas.
Estos políticos están bajo presión, sobre todo después de la Cumbre del Clima en Nueva York. Ellos saben que tienen que hacer algo más que hablar y se retuercen las manos sobre el calentamiento global. Los europeos esperan que actúen.

Al acercarse el invierno, el presidente ruso Vladimir Putin probablemente continúe amenazando a Europa con cortarle el suministro energético. El lobby de los combustibles fósiles está trabajando duro para convencer a un líder político que, a pesar de lo que está sucediendo en Ucrania, y en mi país natal, Hungría (donde el gobierno se pliega bajo la presión de Rusia), no hay que molestar al gobierno ruso. La sugerencia es: permanecer tranquilos nos ayudará a mantenernos calefaccionados.. Y la apuesta más segura es hacer caso omiso de los pedidos por más energía renovable.

Sabemos que la energía más segura es la energía renovable, y cada aerogenerador que construimos recorta el consumo de combustible fósil de Europa. La Unión Europea paga más de € 400 mil millones cada año, para comprar más de la mitad de su energía (53%) del extranjero.

El costo de la energía renovable sigue bajando a pesar de recibir subvenciones públicas más pequeñas que cualquiera de los sectores de los combustibles nucleares o fósiles. Según las cifras filtradas en la UE, durante 2011 las industrias absorbieron un total combinado de € 60 mil millones en subvenciones públicas – el doble de la cantidad dada a los productores de energía renovable en el mismo año.

Luego se toma en cuenta los costos de salud que origina el uso de combustibles fósiles. Solamente la contaminación del aire por la quema de carbón le está costando a los europeos € 42,8 mil millones anuales en salud, mientras que el problema no resuelto de los residuos radiactivos y de los costes de desmantelamiento nuclear continuará drenando los recursos para las generaciones futuras.

Por otra parte, sabemos que las energías renovables ofrecen puestos de trabajo. Para el año 2011 el negocio de la energía renovable en la UE ya había creado entre 800 mil 1,2 millones de empleos. (Personal de la Comisión el documento de trabajo 2014: Evaluación del impacto de una política climática y energética marco 2030).

Y luego está la cuestión de la eficiencia energética. Cada país de Europa quiere usar la energía más eficientemente. ¿Quién en su sano juicio podría estar en contra de ahorrar energía? Nunca he oído decir a un político que derrochar energía es un buen plan.

Queremos que los políticos reconozcan que las personas que votaron por ellos dijeron lo que quieren una y otra vez, nunca más claramente que en la marcha climática de hace diez días.

Queremos asegurarnos de que estos políticos escuchan a la gente que los ponen en su lugar de poder. Ellos están llamando a las puertas de los políticos porque tienen miedo. Su modelo de negocio no está actualizado. No han invertido en energías renovables cuando es claramente el camino hacia el futuro. En cambio, el núcleo de su negocio depende de la importación de combustibles fósiles sucios de regímenes inestables manteniendo vulnerabilidad geopolítica de Europa.

Greenpeace pide a los políticos europeos que acuerden una participación del 45 por ciento de las energías renovables, el 40 por ciento de ahorro de energía y el 55 por ciento en las emisiones de carbono nacionales en su política energética para 2030.



Activistas de Greenpeace Grecia proyectan el mensaj “Limpien la Energía. No a la política sucia" en el viejo castillo y el faro en la isla de Rodas, Grecia. © Stevi Panayiotaki / Greenpeace

El siguiente paso hacia el acuerdo final tendrá lugar el lunes 6 de octubre en Milán, Italia. Los ministros de energía y medio ambiente de la UE prepararán el terreno para la reunión de los grandes líderes dos semanas más tarde.

Queremos que todos los ministros escuchen a sus países de origen antes de llegar a Milán. Queremos que una mayor eficiencia energética, más fuentes renovables y mayores reducciones de carbono.

Queremos recordarles para quiénes están trabajando.

Las energías renovables y la eficiencia son nuestro mayor seguridad.


Publicado por Cecilia Alemano

2 Comentarios

5 casos que demuestran cómo la industria extractiva de combustibles fósiles está íntimamente ligada a la corrupción

Cuando se trata de la extracción de recursos naturales, muchas veces el sistema político interfiere, generando zonas turbias de legalidad. Marina Lou, asesora legal de las regulaciones de los mercados financieros para Greenpeace Internacional, te cuenta algunas de las últimas historias de lo que llama "carbo-rrupción" que fueron noticia en todo el mundo:


Australia

En el estado de Nueva Gales del Sur, una investigación de corrupción independiente reveló la existencia de negocios dudosos entre el fundador de la minería de carbón australiana, la gigante Whitehaven Coal, el dueño de la mina Maules Creek y el gobierno estatal. El gran volumen de figuras políticas implicadas en la ruta de donaciones políticas, tuvo como consecuencia que la ABC, presentadora nacional de Australia, publicara su propia infografía. El senador federal del Green Party* de Australia instó a una comisión nacional en contra de la corrupción, citando como estudio de caso, que el proceso de aprobación para la Mina de Whitehaven en Maules Creek fue corrupto desde un comienzo.

India

El escándalo de corrupción conocido como la “Puerta hacia el carbón” finalmente culminó en que la Corte Suprema de la India dictaminara la cancelación de casi todas las asignaciones de carbón realizadas desde el año 1993. El tribunal consideró ilegal y arbitraria la práctica anterior de la asignación selectiva. En la sentencia, la Suprema Corte de la India plasmó: “Se espera que el Gobierno no se ocupe de los recursos naturales que le pertenecen al país como si le pertenecieran a unos pocos individuos que pueden derrocharlos a su voluntad.”


Indonesia

La Energía de Indonesia y el Ministerio de Recursos Minerales fueron recientemente nombrados como sospechosos de un caso de corrupción. Las investigaciones demostraron el mal uso de los fondos que ascienden a 840.000 dólares.

China

La investigación en curso contra la corrupción en China, reveló la existencia de lazos fuertes entre la industria del carbón y oficiales del estado. GaoQinrong, un ex periodista de la provincia china rica en carbón de Shanxi – en dónde dos oficiales senior del gobierno fueron recientemente acusados de delitos de corrupción – dijo acerca de la provincia: “La provincia tiene carbón, el carbón trajo dinero, el dinero trajo la corrupción.”

Estados Unidos

Desde enero de 1990, una agencia federal de los Estados Unidos ha estado arrendando extensiones de carbón en subastas que tenían sólo un interesado, y aceptaban ofertas a precios bajísimos. Sistemáticamente, la agencia subestimó el valor de las reservas de carbón que estaba arrendando, y varias veces falló en considerar condiciones del mercado futuras, tales como el potencial para las exportaciones, cuando aprobó los precios de venta.


Todas juntas, estas historias revelan el persistente poder corruptivo de la Industria del carbón, con algunas casualidades muy reales. Alrededor del mundo, la corrupción ha empañado el sistema regulador de la protección del medio ambiente, fundamentalmente debilitando el poder de la comunidad de disentir, y burlandose de los procesos democráticos.

El costo del soborno y de la corrupción

A principio de año, la Unión Europea publicó su primer reporte acerca de estos fraudes, y descubrió que la corrupción le cuesta a Europa 120 mil millones de euros por año.

Pero la corrupción provocada por la industria extractiva no es nada nuevo en la historia económica. Ha sido característica de las economías basadas en la exportación de recursos.

Las autoridades locales responsables de la regulacion de las licencias de la minería sufren, a menudo, de un conflicto de intereses, conducido por un deseo de obtener ingresos y regalías de la minería, y muchas veces a través del oportunismo personal.

Y las empresas mineras extranjeras sin lazos locales con la comunidad tienen poco incentivo a tratar los recursos naturales de manera respetable y sostenible, creando crisis ecológicas y sociales con sus operaciones.

De este modo, el carbón está íntimamente relacionado con su hermano oscuro, el petróleo, denominado “el excremento del diablo” por el Fundador de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEC, su sigla en Inglés: Organisation of thePetroleumExportingCountries). Como periodista chino GaoQinrong, comentó de manera conmovedora: "El carbón trae el dinero y el dinero trae la corrupción".

Allí donde hay yacimientos de combustibles fósiles, la corrupción crece.

* Organización política formal basada en los principios de políticas ecologistas, como la justicia social y la no violencia.

Traducción de María Luz Carrizo.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: