Cómo un presidente entendió la realidad del Ártico a partir del encuentro con un oso polar


Anote Tong es presidente de la República de Kiribati, un archipiélago del océano Pacífico al oeste de Australia. Tuvo la oportunidad de visitar el Ártico y, a partir del encuentro cara a cara con un oso polar, pudo entender de primera mano cómo el derretimiento de los hielos polares está incidiendo directamente en la realidad de su nación y por qué es urgente mitigar los efectos del cambio climático:


"Llevábamos sólo unos minutos en la roca al lado del glaciar Nordenskiöld cuando miré hacia arriba y vi una cabeza peluda blanca mirándome desde un acantilado a 60 metros de distancia.

Nuestro guía polar, que había explorado la zona antes se asustó y gritó: “¡Vuelvan a los barcos! ¡Es un oso polar” La mayor parte de la tripulación se sintió intimidada, algunos incluso entraron en pánico; yo en cambio no sentí ninguna sensación de amenaza. Había recorrido un largo camino desde mi casa en el cálido Pacífico a esta parte del mundo en el Ártico, pero sentí que este oso polar estaba tratando de llegar a mí, dándome la bienvenida a su entorno.

Se posó pacíficamente en el acantilado, con la vista puesta en mí. Mientras lo miraba a los ojos sentí una conexión, como si compartiéramos algo en común – quizás el hecho de que nuestra supervivencia futura en este planeta dependa de nuestra capacidad de detener el ritmo creciente del cambio climático.

Mi país de origen Kiribati está constituido por una serie de atolones hermosos que son muy bajos y altamente vulnerables a los impactos del cambio climático, en particular al aumento del nivel del mar. De acuerdo con las proyecciones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el nivel del mar subirá entre 0,6 y 1,0 metro este siglo, un escenario que significa que gran parte de nuestras islas estarían bajo el agua.

Pero en realidad ya estamos sintiendo los efectos del cambio climático desde que nuestras comunidades debieron desplazarse por las continuas inundaciones costeras. Nos guste o no la realidad es que mucha, si no la mayoría de nuestra población, tendrá que ser reubicada fuera de nuestras fronteras ya que estos impactos son aun más graves a medida que pasa el tiempo. Ya hemos comenzado a planificar estrategias para los habitantes de nuestro pueblo migren con dignidad.

Mi visita al Ártico tuvo como objetivo ser testigo de primera mano de lo que está afectando a mi país así como entender la conexión entre la fusión de estas capas de hielo y el aumento del nivel del mar en nuestra parte del mundo.

Es una experiencia maravillosa estar aquí, pero también un poco intimidante. Yo estaba fascinado por la belleza del entorno, pero también pude sentir la pura, arrogante e inflexible naturaleza de este paisaje duro. Se me ocurrió que la persona que había creado todo esto lo hizo con la intención de que todo esté en equilibrio; por lo que cualquier perturbación de la armonía en el sistema tendría consecuencias desastrosas.

El cambio climático es un problema que requiere una solución global. Y un notable liderazgo mundial.

A pesar de la información científica inequívoca disponible, muchas personas y gobiernos no están preparados para tomar las medidas necesarias para mitigar los impactos del cambio climático; tal vez no hasta que sientan que su propio mundo está siendo amenazado.

Pero imaginar que estas enormes capas de hielo en las regiones del Ártico ya han comenzado a derretirse, como se indica en los informes más recientes, me da un serio motivo de preocupación. Las consecuencias para países como Kiribati y otros países ciudades bajos en todo el mundo son inimaginables; un desastre de proporciones sin precedentes.


Al mirar hacia atrás hacia donde el oso polar yacía antes, me dije a mí mismo ‘¿Es éste nuestro destino compartido? ¿Acaso es éste el fin de nuestro mundo?‘"

Más de 6 millones de personas en todo el mundo están a favor de la protección del Ártico. Sumate ahora. click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Otro tiempo, otras necesidades, otras distancias: la Coordinadora de Redes de Greenpeace te cuenta cómo es defender los bosques en Salta


"Dicen que para que algo se vuelva interesante basta con mirarlo muy de cerca. Hace poco más de una semana estuve en Salta, acompañando al equipo de activistas que fiscalizan el (in)cumplimiento de la Ley de Bosques", dice Victoria Bembibre, Coordinadora de Redes Sociales en Greenpeace Argentina. "Pasar de la realidad que nos es cotidiana a la mayoría en Buenos Aires a ésta fue bastante movilizante", asegura, y hoy quiere compartir con ustedes los tres aspectos que más le llamaron la atención:


El tiempo

No es noticia que en Buenos Aires el tiempo pasa muy rápido. A veces los días se vuelven rutina y transcurren dentro de un esquema bastante predecible. Aunque no nos damos cuenta, nos reconforta esa estabilidad. A pesar de que mi trabajo en Greenpeace cambia todo el tiempo, puedo estimar lo que va a pasar en mi agenda casi a cada momento. En cambio, en Salta, el tiempo se me hacía esquivo. A veces lento, a veces veloz, a veces fuera de horario. Quienes habitan allá viven con una calma que nos cuesta reconocer. Estar en contacto con la comunidad local me obligó a relacionarme de otra manera con el tiempo. A su vez, y paradójicamente, a Salta le queda poco tiempo. Para sus bosques, sus comunidades y sus especies, el tiempo es cada vez más valioso. El momento para actuar es ahora, porque mañana se reducirán drásticamente la cantidad de hectáreas que queden en pie. Y pasado mañana, en una semana, o un par de meses, ya no habrá bosques que defender. (Recordemos que dos topadoras encadenadas pueden arrasar con hasta 200 hectáreas por día. Sí, 200 manzanas como la de tu casa. Y pensá en todas las que ya destruyeron, más de 400 mil desde el 2007).

Acá estoy difundiendo nuestro mensaje en redes en medio del monte y la oscuridad.

Las necesidades

Otra cosa que se vuelve radicalmente distinta es el contacto con las necesidades. Estando en Salta, conociendo a las comunidades indígenas, rápidamente te das cuenta de que lo que para vos es básico, tangible y seguro, para otros (no muy diferentes a vos) no lo es en absoluto. Comida, agua, techo, transporte y acceso a servicios son extremadamente difíciles de conseguir para los wichís, y lo mismo se aplica por supuesto a especies como el yaguareté (del que quedan sólo 200 o menos en todo el país).
Cada vez que visitábamos a las comunidades indígenas que habitan las fincas salteñas la misma botella de agua que para mí era algo accesible para ellos era un hallazgo fundamental.


La cercanía

Entre Buenos Aires y Salta existen unos 1500 km. por ruta. A eso, sumale unas 5 ó 6 horas más hasta Tartagal. Unos 30 minutos más en auto que te acercaban hasta el primer campamento de Greenpeace cercano a la ruta. Pero si realmente querías ver los efectos del desmonte, tenías que agregar unas 2 ó 3 horas en camioneta hacia adentro de las fincas. Toda esta distancia me parecía inmensa si pensaba en mi trabajo delante de una compu publicando y monitoreando las redes de Greenpeace. Estando allá pude sentirme cerca de esa realidad y muy próxima a transformarla. Los bosques, los indígenas y las especies de Salta nos necesitan. Y nosotros estamos muy cerca de ellos. Ya con descubrir y contar su historia superamos unos cientos de kilómetros. Tomar conciencia, comprometernos nos ayuda a sortear otros tantos. Y finalmente pasando a la acción, reclamando a los responsables de proteger los bosques que hagan cumplir la Ley, podemos sentirnos al lado de cada árbol, cada yaguareté y cada miembro de la comunidad salteña.

Podemos, por un momento, ser también ellos y ayudar a cambiar nuestra propia realidad.

En este momento hay más de 20 activistas que resisten en Salta para frenar las topadoras. Ayudanos a salvar nuestros últimos bosques nativos. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

¡Greenpeace gana una batalla para proteger el Mar Argentino!

El pesquero coreano que ingresó a pescar ilegalmente al Mar Argentino y fue denunciado por Greenpeace, será sancionado y desguazado.

Durante 2013, dos pesqueros coreanos fueron descubiertos pescando ilegalmente dentro del Mar Argentino, el Insung 7 y el Insung 3, de la misma empresa. Si bien esto es un hecho regular y que no es sancionado, Greenpeace lo denunció ante las autoridades coreanas y argentinas, cuando el barco retornó al Puerto de Montevideo para descargar su captura, activistas de la organización realizaron una protesta con pancartas de ‘Ilegal’.

La acción de la organización ambientalista tuvo repercusión en la prensa coreana, e impactó en la decisión del Gobierno asiático de aplicar la mas alta sanción al Insung 7: quitarle la licencia pesquera de por vida y enviarlo a desguace. En estos momentos, el barco se encuentra camino a una escala técnica en Sudáfrica.

China, Corea, y Taiwan son los principales saqueadores del Atlántico Sur.
Estas embarcaciones realizan una pesca no reglamentada, no reportada, e ilegal; y se denominan, por sus siglas en inglés IUU (Illegal, Unreported, Unregulated).

“Actualmente mas de 200 barcos ‘piratas’ están depredando el Mar Argentino y la zona contigua, afectando los recursos marinos de todo el Atlántico Sur, el gobierno argentino debe protestar ante los países de bandera para que esta flota abandone nuestros mares”, manifestó Milko Schvartzman, especialista en Océanos de Greenpeace.

“El daño que esta flota causa a todo el ecosistema marino es indescriptible y afecta no solo a las especies capturadas, sino también a otras especies, como ser ballenas, delfines, tortugas marinas y diversas especies de aves” concluyó Schvartzman.


Las flotas pesqueras ‘piratas’.

El Mar Argentino y todos los océanos del Planeta, se ven azolados por flotas pesqueras sin ningún tipo de control ni regulación, flotas enteras de barcos piratas, con tripulaciones de esclavos, y cuyos estados de bandera los protegen mientras saquean los mares ajenos o las aguas internacionales, que son patrimonio de toda la humanidad.

Otro de los graves problemas ambientales causados por estas flotas ‘piratas’, es la generación de toneladas y toneladas de residuos de todo tipo que terminan en el mar.

Mas alla de los graves impactos ambientales, se encuentran las terribles condiciones laborales, en donde los tripulantes son tratados como esclavos.

No son controlados por ningún país ni organismo intergubernamental, y cuentan con la complicidad de los estados de bandera de las embarcaciones (donde están matriculadas), de los estados sede de los capitales (donde están basados los dueños de los barcos), y de los estados que les dan refugio en sus puertos, y blanquean la captura ilegal.

Greenpeace trabaja en los organismos internacionales, como la ONU, para que se implemente un Acuerdo para proteger la biodiversidad en Alta Mar, en aguas internacionales. Hacé click aquí para firmar por la protección de los Océanos.

 


Publicado por Cecilia Alemano

4 Comentarios

Los voluntarios de Greenpeace en Mar del Plata participaron de la limpieza de la Reserva del Puerto

El grupo de voluntarios de Mar del Plata colaboró con la Fundación Reserva Natural del Puerto Mar del Plata en la campaña global “A limpiar el mundo”. Sin embargo su mensaje fue "No queremos que la limpieza y cuidados de la Reserva del Puerto dependan de la voluntad de las personas; queremos que sea declarada Provincial y eso le otorgue todas las herramientas para un cuidado y protección efectivos". Cata, una de las voluntarias, te cuenta cómo fue la experiencia:

"El 21 de septiembre tenía dos opciones: quedarme en el jardín de mi madre haciendo un pic-nic por la llegada de la primavera o ir a limpiar la Reserva del Puerto: opté por esto último.

Llegué al lugar de encuentro que era la entrada a la Reserva un poco antes de lo previsto. Al cabo de un tiempo empezaron a llegar los participantes; de todas las edades, en jeeps, autos, bicicletas, caminando o en ómnibus. Éramos un grupo importante de personas con un sólo objetivo: limpiar la Reserva. Debo confesar que estaba ansiosa.

Cuando estábamos todos ya reunidos nos dieron la bienvenida y nos repartieron bolsas, guantes y un palo largo que terminaba en un tridente. Nos dividimos en grupos y por zonas. Al grupo al cual pertenecía le tocó la zona norte de la Reserva y hasta allí comenzamos a caminar. Fuimos bordeando la laguna por un camino en el que se podía apreciar una cantidad de botellas y de bolsas de plástico colgando de los árboles. ¡Ah! Para eso era el tridente!, me dije. Una vez que llegamos al lugar designado cada uno del grupo empieza la labor de limpieza.

Elegí el médano pegado a la cabecera norte de la laguna y algo sentí, una sensación me invadió, claro, era el contraste. Contraste entre el mar salado, el agua dulce de la laguna, la arena y la vegetación de la Reserva, el ruido de las olas y el silencio interrumpido sólo por el sonido de las aves: ¡Maravilloso!. Pero volví a la realidad y al mirar la arena divisé lo primero que guardé en la bolsa: un pececito de plástico de color coral semienterrado en el médano: ‘Qué pena’, pensé. Más allá, una bolsa con logotipo de algún supermercado.

Y así una y otra vez hasta que el médano quedó limpio. Me uní a una compañera, Camy, y decidimos limpiar la cabecera de la laguna. Lo logramos gracias a ese palo con terminación de tridente. ¡Uf!! Cuánto trabajo. Nos disponíamos a regresar cuándo oímos ‘¡Ayuda!, ¡Ayuda!’ y al mirar detrás de nosotras, encontramos una parte del grupo pidiendo auxilio, Habían encontrado un viejo colchón que al parecer llevaba largo tiempo en el mismo lugar. Nos repartimos bolsas y pesos, iniciamos la marcha y en el camino encontramos muchos grupos sacando ojotas, ropa, cucharas y demás cosas mientras ya circulaba el mate.

La limpieza culminaba hacia las cuatro de la tarde. Ya llegando a ese punto terminamos y continuamos hacia la entrada de la Reserva. Ya ahí nos tomamos fotos, nos agradecimos por el trabajo hecho y nos despedimos.
Al llegar a casa me tiré rendida sobre la reposera y me dormí. Cuando desperté, vi la luna y grité: ´¡Mamá! ¿Sabes que soñé?´ Mi madre con el cucharón en la mano me miró: ‘Soñé que limpiaba la Reserva!´, le dije”.

Firmá la petición para que la Reserva del Puerto de Mar del Plata sea declarada provincial. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

1 Comentario

En primera persona: cómo es defender nuestros últimos bosques nativos en Salta

Hace más de dos semanas, un grupo de más de veinte activistas de Greenpeace están al norte de Salta, frenando las topadoras que ya empezaron a destruir áreas protegidas por la Ley de Bosques con autorización del gobernador Juan Manuel Urtubey. Germán Morales, Coordinador de Marketing Directo, pasó una semana en el primer campamento que montamos en la finca El Cuchuy, y quiso compartir su experiencia:

"Hoy quiero contar lo que viví en Salta. Fue una experiencia que cambió mi vida para siempre. Trabajo en Greenpeace hace dos años como Coordinador de Marketing Directo y tuve la posibilidad de participar en algunas acciones en estos dos años. Aun así, para alguien que no viene del palo del activismo todo esto es nuevo y apasionante.

Tenía muchas ganas de participar en esta acción porque quería experimentar lo que siente un activista. Necesitaba saber cómo es poner el cuerpo para salvar el mundo. En ese momento no me imaginaba lo que iba a pasar, eso lo descubrí cuando realizamos la primera acción en la finca “El Cuchuy”. Llegamos hasta allí por un camino polvoriento de casi 2 horas en camioneta. Durante el viaje, me entristeció ver tantos árboles talados. La imagen era devastadora.


Ese primer día bloqueamos dos tanques que contenían combustible para que funcionen las topadoras, hacía 40 grados de calor y teníamos muy poca sombra.

Nos encontrábamos en medio del polvo, rodeados de montones de árboles destruidos. El agua que habíamos llevado se había calentado y era casi imposible de tomar. El poco viento que había era caliente y más tarde nos invadieron las avispas, con quienes aprendimos a convivir, ya que si no las molestábamos mucho, al cabo de un tiempo se iban solas.

Me pregunté a mí mismo si valía la pena estar ahí. Realmente la estaba pasando mal, aunque no se lo comenté a mis compañeros, quienes parecían estar disfrutando todo eso. Reconozco que quería que terminara pronto; ansiaba no estar ahí, ducharme con agua fría y descansar en mi cama. Pero lejos de eso, sólo me restaban unos cuantos días más de lo mismo.

La primera noche no podía dormir por el calor que hacia en la carpa, cuando al fin logré descansar, una fuerte picazón en el brazo me despertó, prendí la linterna y vi una garrapata picándome. No podía sentirme peor.

Al día siguiente algo cambió, pero no fue el entorno incómodo y carente de confort en el que estaba; fue algo en mi manera de verlo.

Aquí estoy junto a una cisterna que bloqueamos para que no pudiera seguir alimentando a las topadoras. A mi lado, un grupo humano maravilloso que trabaja incansable para salvar nuestros bosques.

Traté de observar el bosque y concentrarme en los animales que estaban muriendo, conversé con los representantes de las comunidades indígenas que nos acompañaban y eso me dio una nueva perspectiva.

Verlo de esa manera me permitió involucrarme aun más y, junto a mis compañeros, continuar en el campamento con una nueva visión.

Estoy agradecido por haber podido participar en esta acción y contribuir aunque sea un poquito a detener los desmontes ilegales. Es importante reconocer que nada de esto sería posible, ninguna campaña ni acción, sin el aporte de cada uno de nuestros socios, quienes donan dinero voluntariamente para que podamos seguir protegiendo no sólo nuestros bosques, sino también nuestros ríos y oceanos, la tierra y el aire que respiramos.

Sinceramente gracias a todos los que nos apoyan. En cuanto a mí, ahora siento una responsabilidad mayor de dar lo mejor de mí para seguir difundiendo la misión de Greenpeace".

Sumate a las más de 200 mil personas que ya le escribieron al gobernador Urtubey para que pare de destruir los bosques en Salta. Hacé click aquí.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Greenpeace: “Las ballenas aún no tienen un Santuario pero están más protegidas”

Desde Eslovenia, donde esta semana finalizó la 65ta. reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), Milko Schvartzman, especialista de Océanos de Greenpeace Internacional, nos escribe las conclusiones después de haber estado muy cerca de lograr la creación de un Santuario de Ballenas para el Atlántico Sur.

“Acaba de terminar la reunión de la CBI. Esta vez la sede se instaló en la ciudad de Portoroz, en la costa del Mar Adriático, hogar de varias especies de delfines y en donde ocasionalmente llega alguna que otra ballena jorobada.

El resultado general fue positivo, pero quienes venimos trabajando desde hace tiempo, para lograr un Santuario de Ballenas en el Atlántico Sur, estamos un poco apenados de que no logramos el apoyo necesario (75% de votos a favor) para que se aprobara su creación.

Sin embargo tenemos mucho optimismo para el futuro, ya que avanzamos, y mucho, todo gracias a la presión que hemos hecho mediante las peticiones a los Gobiernos africanos.

Hubo varios indicadores de que la aprobación Santuario no está tan lejos: Gabón, un país africano, se sumó a los cuatro estados proponientes, Argentina, Brasil, Uruguay y Sudáfrica. Son ahora cinco los autores de la propuesta. Asimismo, en la votación, las dos abstenciones provinieron de países reclutados por Japón, uno de los cuales en la votación pasada se había opuesto: Tanzania y Camerún.

Camerún fue uno de los 4 países sobre los que enfocamos la presión de nuestras peticiones a su Gobierno desde las oficinas de Greenpeace Argentina, Chile, Colombia y África, alcanzando unas 200 mil peticiones. Mientras que Tanzania fue el país elegido por Greenpeace Estados Unidos para presionar por el Santuario.

Lamentablemente el Gobierno de Japón reclutó una veintena de países en la CBI, cuyos funcionarios se alojan, viajan pagados por Japón y votan de acuerdo a las instrucciones del país asiático, el mayor cazador de ballenas y delfines, el responsable de impedir que protejamos a las ballenas de nuestros mares.

El resultado fue de 40 votos a favor, 18 en contra y 2 abstenciones. El 69% de los votos fue a favor, muy cerca del 75% necesario.

Sin embargo el balance global de la reunión de la CBI es positivo: fueron aprobadas
varias iniciativas vitales para reformar el organismo y aumentar la protección de ballenas y delfines.

-La propuesta de Mónaco de que la CBI se encargue de los ‘pequeños cetáceos‘ (delfines, zifios y marsopas) logró el voto de la mayoría simple que necesitaba, por lo que es un paso importante para que todas las especies sean incluidas en el trabajo de investigación y conservación de la CBI.

-La propuesta presentada por los gobiernos de Chile y todo Latinoamérica para que la sociedad civil/ONGs tenga mayor participación y haya más transparencia en la CBI.

-La propuesta de Chile y el Bloque Latino de que el Comité Científico, y la CBI, dedique más recursos y tiempo a temas de Conservación.

-La propuesta de Nueva Zelanda que refleja la decisión de la Corte Internacional de Justicia de que la Caza ‘científica’ de Japón en la Antártida es ilegal.

Este año, se cumplieron 13 años de la primera vez que se presentó el Santuario en la CBI, en 2001, y 15 años desde que Greenpeace comenzó a trabajar para que el mismo sea adoptado por el Gobierno de Argentina, y presentado a la CBI como propuesta conjunta de Brasil y Argentina.

Es mucho tiempo de trabajo, de votaciones que nos entristecieron, pero sabemos que los grandes logros requieren de mucho trabajo y tiempo, no tenemos dudas de que el Santuario será una realidad, y que estamos muy cerca de los votos necesarios, por ello ya estamos pensando en las acciones a tomar para que en la próxima reunión de la CBI, en 2016, el Santuario sea aprobado.

Nuevamente estaremos necesitando tu invaluable apoyo.

Las grandes victorias llevan tiempo y trabajo, y saber que hemos avanzado, nos indica que vamos en la dirección correcta.

Desde Portoroz, Eslovenia, les mando un gran abrazo, y un agradecimiento de parte de las ballenas, los delfines y los océanos”.



Publicado por Laura Colombo

1 Comentario

Un millón de firmas para que LEGO rompa con Shell y defienda el Ártico

 

Hoy nuestra petición para que la marca de juguetes LEGO rompa su acuerdo comercial con Shell llegó al millón de firmas. Pero seguimos decepcionados con LEGO. Acabamos de enterarnos de que lanzó una nueva línea de jueguetes Shell en Singapur, y que esto es tan sólo el comienzo: estarán llegando a las estaciones de servicio de Shell en todo el mundo alrededor del próximo año. Esto es lo que queremos decirle a la marca:

Estos juguetes presentan una publicidad aún más descarada que la última promoción. ¿Para qué usar tu imaginación para jugar con ladrillitos y crear los sueños más alocados cuando podés jugar con una estación de servicio de Shell pre-fabricada y sin gracia?

Y la fecha que elegiste no podía ser peor, LEGO.

Hace tan sólo algunos días, Shell presentó a los administradores de los Estados Unidos planos para realizar perforaciones para exploración petrolera en alta mar en el Ártico de Alaska. Es la señal más clara que tenemos, hasta el momento, de que Shell va a buscar resucitar sus planes de perforación en el Ártico para el verano del 2015. 

Esto significa que LEGO podría encontrarse exhibiendo su amistad con Shell exactamente en el mismo momento en que la petrolera está inundada de críticas por poner en riesgo extremo el inmaculado Ártico junto con su flora y fauna. 

Los intentos anteriores de Shell de perforar en el Océano Ártico fracasaron debido a muchos defectos operacionales que culminaron en hacer encallar a Kulluk, su plataforma petrolera. Hubo investigaciones altamente críticas acerca de las prácticas de gestión de riesgos de Shell.  El informe de la Guardia Costera de los Estados Unidos acusó a la Compañía de "demostrar una falta de respeto a los riesgos particulares inherentes a las operaciones de Alaska".

Incluso, si Shell fuera la compañía más fidedigna del mundo, aún así no podría perforar sin peligro en el Ártico.

Las condiciones extremas que hay en ese Océano: tales como temperaturas bajo cero, muchos meses de oscuridad absoluta, enormes icebergs flotantes y aguas embravecidas; hacen la perforación en alta mar, sumamente riesgosa. Y los científicos dicen que en el Ártico, un derrame de petróleo sería imposible de subsanar, lo cual significa la devastación de su flora y su fauna única.

Aun así, Shell, y otras grandes compañías petroleras similares, está decidida a exprimir las últimas gotas de petróleo de nuestra tierra para asegurar su futuro. Esto significa avanzar hacia un alto costo, enormes fuentes de petróleo de alto riesgo. Y lo está haciendo a pesar del conocido impacto que nuestra adicción a los combustibles fósiles están teniendo en nuestro clima, incluyendo derretir el Ártico.

Pero si Shell se permite correr el riesgo de perforar el Ártico de Alaska es otro asunto. Las autoridades estadounidenses tienen que considerar los riesgos ambientales, sociales y políticos de conceder a Shell el permiso que necesita. Y ahí es donde entras vos, LEGO.

Shell te necesita. Necesita fingir que es una empresa favorecedora de la familia y que tiene los valores correctos, como los tenés vos.  Y necesita fingir que tiene nuestros intereses en el corazón. Tiene que parecer tan inocente como vos, cuando está siendo juzgado por los poderes que determinarán si puede regresar al Ártico. ¿Realmente querés estar fabricando juguetes para Shell cuando su próxima plataforma del Ártico se meta en problemas?  

Un millón de personas en todo el mundo ya te pidieron que no apoyes la destrucción del Ártico que hace Shell. ¿Qué más se necesita para que escuches?

Más de un millón ya le escribieron a LEGO para que rompa su relación con Shell. ¿Y vos? Sumate. Hacé click aquí

Publicado por Laura Colombo

0 Comentarios

A un año de la detención de Camila y Hernán: No condenen la protesta pacífica

A un año de haber protestado en el mar ruso para evitar un derrame de petróleo en el Ártico, los activistas argentinos Camila Speziale, Hernán Pérez Orsi y sus compañeros recuerdan la detención y reclaman que en el mundo no se criminalice más la protesta pacífica.

Hoy se cumple un año de nuestra protesta pacífica en el Ártico donde fuimos interceptados por fuerzas de seguridad rusa para luego ser injustamente acusados de piratería y enviados a la cárcel durante más de dos meses. Pasaron varios días pero no olvidamos los meses que permanecimos en la cárcel de Mursmansk y en San Petersburgo, y a pesar de que hubo justicia – estamos libres, sí- recibimos la amnistía por un delito que no cometimos. Pero por lo menos estamos en casa con nuestras familias, que es mucho más de lo que pueden decir cientos de activistas en todo el mundo que continúan siendo perseguidos y encarcelados por levantarse y luchar por lo que creen.

El derecho a la protesta pacífica es un principio básico de una sociedad sana, un derecho inherente al ser humano que se pone en pie y se expresa para desafiar leyes injustas, y, a veces, cuando el sistema falla, para oponernos a la destrucción y dar voz a los que no tienen voz.

Nuestros compañeros activistas en la India, España, EE.UU. y, por supuesto, Rusia todavía están en el fuego cruzado entre los gobiernos y las industrias que se sienten amenazados por la sociedad civil y han decidido silenciar cualquier oposición. Lamentablemente parece que existe un intento de criminalización de la protesta pacífica y una reducción del espacio democrático en todo el mundo.

El activista ruso Yevgeny Vitishko, que criticó el impacto ambiental de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, enfrenta penas de prisión de 3 años por pintar una valla con un spray. Vitishko, geólogo, es miembro de la Guardia Ambiental el grupo activista del Cáucaso Norte y una de las figuras más prominentes de una campaña para arrojar luz sobre el impacto ambiental de la construcción olímpica en la ciudad de Sochi. Él y sus compañeros activistas participaron activamente en protestas relativas a la construcción, la deforestación ilegal y la esgrima en zonas de bosques protegidos alrededor de Sochi. Conocé el caso y colaborá.

Otro caso de intento de silenciar el derecho a la protesta nos dirige hasta España, donde el Gobierno está llevando a cabo un conjunto de reformas legislativas que pretenden castigar la protesta pacífica. El paquete, formado por el establecimiento de nuevas tasas judiciales, la reforma del Código Penal y la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, supone un ataque a los derechos fundamentales de libre expresión y manifestación, así como una respuesta sesgada y desproporcionada contra el creciente descontento social y las diversas formas de protesta civil pacífica que se están produciendo debido a la crisis. La protesta pacífica es, y ha sido durante la historia, una herramienta poderosa para avanzar hacia los derechos civiles y la democracia allí donde se producían abusos. Ponerle trabas al derecho a la protesta pacífica es característico de regímenes autoritarios y contribuye a estancar la sociedad y prolongar injusticias y abusos. Muchas organizaciones y movimientos ciudadanos estamos pidiendo que esta ley no se apruebe. La plataforma No Somos Delito (We are not crime), una coalición de más de 70 colectivos y organizaciones es una de ellas. Conocé el caso y colaborá.


En India habitantes de Mahan, India, están sufriendo una presión extrema y sus activistas están siendo acosados y perseguidos, sólo por estar en contra de la construcción de una nueva mina de carbón, que beneficia solo a unos pocos. Más de 14,190 de personas dependen de los bosques de Mahan y la población se han unido para luchar contra Essar y Hindalco, dos grandes compañías que están detrás del carbón que se esconde en el bosque. Emprendieron medidas para luchar contra los intereses económicos y ahora están sufriendo graves represiones y detenciones, además de saqueos. Conocé mejor el caso y colaborá
.

En los Estados Unidos se están recortando los derechos básicos a toda velocidad. En Ferguson, algunos activistas medioambientales podrían ser encarcelados. Ocho participantes de una manifestación en contra de la deforestación de la empresa Procter & Gamble también se enfrentan a penas de prisión en octubre. Fueron acusados de traición, robo y vandalismo, con una posible pena total de nueve años y medio de cárcel y 20.000 dólares por cada activista. Estas pueden ser las consecuencias aterradores de una acción totalmente pacífica que no dañó ni a una mosca. Si son declarados culpables de un delito grave, sería el primer caso en la larga historia de Greenpeace EE.UU. en condenar la acción pacífica.

Es imposible mirar a estos ejemplos – y hay muchos, muchos más – al margen de un debate más amplio en torno al derecho a la protesta, la libertad de expresión, la libertad de reunión, y en algunos casos como en Rusia o en Ferguson, la libertad de expresión.

¿Qué diría Martin Luther King si supiera lo que está pasando en Ferguson ahora? ¿Cómo se sentiría Gandhi al ver el trabajo de su vida desintegrado ahora?

No debemos dormirnos en los laureles o pensar, ni por un momento, que esas batallas pertenecen a otra persona, en algún otro lugar. Cuando nos enfrentamos a este tipo de represión, la única solución posible es la de luchar y luchar con más fuerza con el poder del pueblo, con argumentos y, sobre todo, con la esperanza de que vamos a ganar.

Hoy unite a nosotros en solidaridad con todos estos casos de persecución y prisión alrededor del mundo. Aquí hay más información y formas de ayudar en los casos Libertad para Vitishko, No somos Delito y Junglistan.

¡Gracias!

Firmado por los 30 del Ártico: Peter, Hernán, Camila, Colin, Ana Paula, Phil, Kieron, Alexandra, Frank, Anthony, Iain, Alexandre, Paul, Faiza, Mannes, Anne Mie, Sini, Francesco, Cristian, Jonathan, David J, Tomasz, Roman, Denis, Dima, Marco, Gizem, Rusian, Andrey and Ekaterina.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Un paso importante por los bosques: Defensor del Pueblo de la Nación reclama a Salta y Nación por los desmontes ilegales

Tras el pedido de comunidades indígenas y organizaciones ambientalistas, la Defensoría del Pueblo de la Nación emitió esta semana una resolución sobre la violación de la Ley de Bosques en Salta en la que demanda al gobierno de Salta a revocar los decretos que permiten realizar recategorizaciones prediales, realizar más controles a los desmontes ilegales y aumentar las multas:

Ante la alarmante situación de los bosques salteños el Defensor del Pueblo de la Nación demandó al gobierno de Salta de Juan Manuel Urtubey para que revoque los decretos que permiten realizar recategorizaciones prediales disminuyendo la categoría de conservación del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, a que realice más controles a los desmontes ilegales, y a que aumente las multas.

Por otra parte, exhorta a la Secretaría de Ambiente de la Nación a que controle la deforestación en Salta antes de enviarle más fondos y a que restaure los bosques protegidos que fueron desmontados. Además, pone en conocimiento al Consejo Federal de Medio Ambiente.

“Los desmontes masivos en la zona están vinculados al aumento de los riesgos de erosión y movimiento en masa y de flujos torrenciales e inundaciones en las áreas planas. Sin la vegetación propia del lugar, la estructura de las laderas se vuelve cada vez más inestable, se acelera el escurrimiento superficial de las aguas y la misma fluye a gran velocidad destruyendo puentes y caminos, aislando comunidades y cambiando la dinámica propia de los sistemas naturales”, señala la resolución. “Además se acelera la desaparición de las especies de plantas y animales, se alteran los ciclos migratorios de la fauna y afecta la biodiversidad”, sostiene la resolución.

La Defensoría del Pueblo de la Nación advierte que “las comunidades indígenas y campesinos criollos cercanos a los parajes ‘Pozo de los Indios’, ‘La ceiba’, ‘La Fortuna’, ‘La mora vieja’, ‘Pozo Hondo’, ‘Las Llanas’, ‘El Teniente’ y ‘El Campamento’ en la zona de Fortín Dragones, dependen de esos bosques para su sustento y preocupa también la situación de las comunidades wichí a raíz de los desmontes en las fincas del noroeste de la Ruta 34, entre la localidad de Embarcación y el río Bermejo”.

Éste es un gran paso adelante. Estamos ante el principio del fin de los desmontes. Pero te necesitamos a vos. Sumate a las casi 200 mil personas que ya le escribieron al gobernador Urtubey para que pare de destruir los bosques en Salta. Hacé click aquí.

La resolución completa de la Defensoría del Pueblo de la Nación puede bajarse en este link.


Publicado por Cecilia Alemano

0 Comentarios

Cómo se siente acampar con Greenpeace en Salta y salvar así 12 mil hectáreas de bosque

Desde hace dos semanas 20 activistas de Greenpeace están en Salta acampando en medio de un desmonte impidiendo que las topadoras destruyan lo últimos bosques nativos que nos quedan. Juntos ya salvaron 12 mil hectáreas. Estos bosques están protegidos por ley pero el gobernador de la provincia, Juan Manuel Urtubey, autorizó que los eliminen a pedido de empresarios y terratenientes. Nuestra compañera Griselda Servidio nos cuenta qué se siente defender los bosques siendo testigo del riesgo y la devastación.

Foto: Griselda en Salta sostiene la bandera en la esquina a la derecha

“Desde chica, mi familia me enseñó la importancia de respetar todo tipo de vida. Cada planta, cada ser y cada animal. Eso motivó, mi compromiso ambiental y mi posterior acercamiento a Greenpeace. Hace siete años que participo en la organización, con la total convicción de que cada persona, desde su lugar, puede generar cambios.

Como voluntaria, mi primera experiencia fue recolectar firmas para poner a salvo los últimos bosques nativos de nuestro país. Luego de doce de años de trabajo intenso, Greenpeace consigue en el año 2007, sancionar una Ley Nacional con el fin de salvaguardarlos.

Pese a ello, y como en otros tantos casos en nuestro país, lamentablemente la ley no se cumple, dejando a merced de grandes empresas la destrucción total de nuestro patrimonio.

Siempre imaginé desde la lejanía y digo "lejos" porque nunca hasta la semana pasada tomé conciencia de la realidad, que las consecuencias ambientales y sociales de un desmonte son devastadoras. Jamás, hasta verlo con mis propios ojos, hubiese podido dar cuenta de la verdadera magnitud del desastre.

Foto: Topadoras arrasando con bosques en Salta

Tuve la oportunidad de estar junto con mis compañeros e integrantes de la comunidad wichí, en la finca El Cuchuy, en el departamento de San Martín, provincia de Salta, para denunciar esta situación y evitar que las topadoras continúen avanzando.

El panorama es desolador; kilómetros y kilómetros de zonas donde antes había vegetación, ahora vacías. La tierra esta pelada, solo queda polvo. Miles de hectáreas arrasadas solo para el beneficio de unos pocos.

Cuando se produce un desmonte se atenta contra la vida; no sólo los animales, que ya no tienen donde vivir y alimentarse, son desplazados. Las comunidades originarias, que habitan ancestralmente en el bosque y cuya subsistencia y cultura radica en el monte, se encuentran en total emergencia.

Foto: Campamento de Greenpeace en medio del desmonte donde se frenó a topadoras

Uno de los problemas fundamentales es la falta de agua. Los escasos cursos, donde se abastecían las comunidades, ahora están contaminados por los pesticidas que utilizan las empresas para cultivar soja transgénica. La situación se agrava con las altas temperaturas. El martes pasado, y estando todavía en época invernal, la temperatura alcanzó un pico de casi cuarenta grados.

En el campamento, conocí a Sara, integrante de la comunidad wichí, quién me confesó que pasan días sin poder tomar agua. La situación es desesperante; el suministro depende de un organismo provincial, quien, muchas veces por desidia y omisión, no hace la entrega.

Sara me contó que, frente a esta situación, "le da pena la tierra" porque hay animales y plantas que ya no están. Siente impotencia por no poder hacer nada frente a las topadoras que, en pocos días, arrasan con el bosque y, junto con ello, con su hogar. Sólo basta, caminar por la zona para ver cientos de futuros brotes de árboles de lapacho apilados en un costado.

Foto: Sara, miembro de la comunidad wichí que resiste junto a Greenpeace

Los bosques son vitales para cualquier tipo de vida; regulan el clima, proveen medicinas, alimentos y son el hogar de una rica biodiversidad. Hasta el momento Argetina perdió el 70 por ciento de sus bosques.

Con mis compañeros logramos detener el avance de dos topadoras y así salvar, al menos por un tiempo, parte del bosque salteño. Me siento orgullosa de haber sido participe de eso.

No obstante, es necesario un compromiso radical por parte de las autoridades gubernamentales salteñas para frenar tanta destrucción. Deben hacer efectivo el cumplimiento de la Ley Nacional de Bosques y revocar los permisos de desmonte en zonas protegidas por esta ley”.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, autoriza los desmontes ilegales. Participá ahora y pedile que pare la destrucción de nuestros bosques. Hacé click aquí 

Publicado por Laura Colombo

2 Comentarios

Diseño y Desarrollo: Citricox
Gestionado con WordPress

Ingresá tu email para recibir las novedades del blog: